La televisión de los despachos

La televisión navideña y lo que vendrá en 2012

El periodo navideño nos ha dejado una tevisión harto insufrible. Galas tediosas con tintes políticos, como fue la de Ana Belén; falsedad a raudales en el encuentro Pantoja-Telecinco, la nochebuena con Paz Padilla y Joaquin Prat (hijo) repleta de momentos en los que solo cabía preguntarse: “¿qué hago yo viendo esto?”. Por no hablar del fracaso del año, XXS. Todos sabíamos que dicho programa no iba a tener una gran acogida y así fue. Una, cada vez más, vilipendiada Pilar Rubio se unía al cargante Flipy para presentar un concurso de pruebas al estilo Gran Prix pero, en tamaño gigante. Las escasas dotes de presentación de ambos, la poca química entre ellos y la sensación de haberlo grabado en una tarde, dejó a XXS sin oportunidad de nuevas entregas, como era de prever. Otra de las grandes apuestas navideñas era Marco. Esa serie infantil que, en un momento u otro hemos visto, llegaba a Antena 3 interpretada por actores de carne y hueso. Buenos actores, hay que decir: Mercedes Sampietro, Alvaro  Luna, Ernesto Alterio o Ariadna Gil. El niño que encarnaba a Marco era Sergi Méndez conocido por su papel de Tirso en la serie Hispania. En ocasiones, Méndez perdía ese tono entrañable del personaje original y pasaba a estar más cerca de ser un extra de la película El Padrino. Como suele ser habitual, en la redes sociales se quedaban en la paja de la serie, en la desaparición de un elemento importante, el mono Amedio. Esto producía un mayor escozor en todos los fanáticos del dichoso simio cuando Marco decía en la última entrega de la serie: “odio los monos”. Intolerable, pues.

Con este fin de año y lo que nos depara el 2012, me paro a pensar y me llama la atención la escasa apuesta por el humor. Podemos contar dos series de humor con considerable público: Aída y La Que Se Avecina (LQSA). Ambas cubiertas por un proyecto anterior, con una buena prensa de sus directores y guionistas. Una apuesta segura que, una más que otra, fue llevada a cabo sin apenas complicaciones de audiencia. El caso de LQSA fue más complejo ya que copiaba un modelo anterior y debían quitarse la etiqueta de Aquí no hay quien viva, pero una vez conseguido, líderes de audiencia. La única apuesta por el humor en la ficción viene de la mano de Antena 3. Con el culo al aire llegará a nuestras pantallas con la intención de hacernos pasar un buen rato. También cuenta con un gran elenco: Paco Tous, María León, Carmen Ruiz o Raúl Arévalo. Sin duda una apuesta arriesgada, las comedias no han calado en los últimos meses, recordemos: BuenAgente o Cheers. Son más fáciles de atacar y más difíciles de lograr el objetivo que persiguen, hacernos reir. Sin embargo, con series como: La Fuga (Telecinco), una especie de Internado con tintes de Romeo y Julieta; Luna, los misterios de Calenda (Antena 3) un aprovechamiento del tirón que tienen los hombres lobo y demás seres crepusculianos; El don de Alba (Telecinco) un intento a la española de la serie Entre fantasmas a la que auguro discretos datos de audiencia o Frágiles (Telecinco), una serie de fisioterapeutas con escaso atractivo, se cree ser innovador.

Es evidente que las apuestas de ficción de los próximos meses, personalmente opino, tienen poco de novedad, es un poco de aquí y un poco de allá. Es pensar qué tiene éxito para condimentarlo con tintes españoles y crear un producto medianamente pasable para ser emitido. La originalidad escasea y lo que es original no tiene audiencia. Nadie apuesta por la comedia porque es el mayor riesgo frente a la audiencia. La series de intriga siempre consiguen captar mejor al espectador, en cambio, una comedia te permite saltarte capítulos sin perderte en la trama. Por ello es necesario trabajar y apostar mejor por el humor, hay que buscar la originalidad y dejarse de series chopped donde aparece un mezcladillo de todo eso que ha tenido éxito en los últimos tiempos. Pero esto no solo ocurre en España, fuera encontramos más de lo mismo: series policiacas existen una media de 120 en Estados Unidos (exagerando), de series ñoñas otras tantas… Desgraciadamente, la televisión está cada vez más al servicio de un despacho, nadie quiere arriesgarse, conforme está la vida, a perder dinero. Por ello prefieren un producto mediocre con audiencia posible a un riesgo con posibilidad de éxito.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s