Televisión

LA FÓRMULA DE LOS GOYA                                                15.02.2014

La gran fiesta del Cine Español tan pronto llegó como se fue. Quizá una de las más esperadas de los últimos años por ser de las pocas veces que no se sabía quién podía ganar algunos de los grandes premios. En otras ocasiones, los nominados ya parten como favoritos pero esta vez pocos podían ir relajados y sin discurso porque cualquiera podía alzarse con el cabezón. Esta vigésimo octava edición de los Premios Goya debería haber sido las más emocionante del último lustro pero la tediosa puesta en escena hizo que se convirtiese en la peor gala de los últimos años.

Manel Fuentes era el maestro de ceremonias. Partía sin el apoyo de los grandes seguidores de los premios. Cuando se anunció su cargo sorprendió a todos la decisión ya que podía ser uno de los presentadores que a priori podía considerarse más alejado del estilo que venía teniendo la gala. Después de las resolutivas puestas en escena de Andreu Buenafuente y Eva Hache, Manel Fuentes se encontró en el escenario, frente a las importantes figuras de nuestro cine, absolutamente desubicado. Pero el problema viene de base. La gala no tuvo cambios respecto a lo que se venía haciendo. Un monólogo, en esta ocasión, insulso, carente de gracia y con ausencia de toda naturalidad por parte del presentador. Estar pendiente del prompter le restó fluidez. Pero, ¿por qué se estructura una gala de la misma forma que venían haciendo cómicos como Hache o Buenafuente? ¿Por qué no se preparó una gala acorde al estilo de Manel Fuentes? Mantener la fórmula olvidando que el presentador es un cambio radical es el primer error que se comete. Fuentes no es cómico pero sí es un presentador al que le sobran tablas, lo vemos todos los jueves al frente de Tu Cara Me Suena. Le faltó sentirse cómodo y le sobró agradar a todos sin ser él mismo. La gala fue tediosa hasta la saciedad, Manel Fuentes parecía un invitado más que el maestro de ceremonias. Se repitió la estructura que con tanto éxito llevaron adelante Hache y Buenafuente. Monólogo de primero, montajes con las películas nominadas, actuación musical (descoordinada) y los chicos de Muchachada Nui haciendo su particular humor. Nada más. ¿Si hay presentador nuevo por qué no hay gala nueva? La fórmula que aplicó Buenafuente se ha estirado cuatro ceremonias. Es cuestión de ir cambiando. No ha habido ninguna innovación, parecía como si la gala la hubiesen preparado la tarde de antes y a Fuentes le hubiesen avisado la misma mañana.

¿Por qué no se trabajan más las galas? ¿Por qué no se intenta hacer más  atractiva? Es la fiesta del Cine Español, contamos con grandes directores y actores que podrían crear una gala única cada año. ¿Por qué no se traza un hilo argumental durante toda la gala que haga que el espectador se enganche a ver qué ocurre con esa historia que se va desarrollando? ¿Por qué no cambiamos la estructura de: Discurso+premio+premio+premio+video+premio+premio+actuación musical…? A presentador nuevo, gala nueva. No se puede crear la noche más importante del Cine Español con cuatro fórmulas reiterativas, sin gracia y sin ritmo. Estoy seguro de que algunos de nuestros directores podrían hacer buenas galas, historias atractivas creadas para una gala de los Goya. Es su noche y deben participar de ella. Dejémosles que aporten ideas, pidamos que todos jueguen en esta gala. La ceremonia fue un error se mire por donde se mire. Esto es culpa de quien no arriesga, de quien se conforma con la fórmula que venía funcionando, pero error, esa fórmula se aplicaba a unos presentadores determinados, si cambiamos el presentador esa estructura no sirve de nada, se cae por su propio peso.

Esperemos que para la próxima edición se tome nota y se trabaje acorde con la importancia de la Gala del Cine Español.

LO QUE MOLA                                                                                 09.05.2014

Me hace gracia. No entiendo lo digno que se pone el espectador en algunas ocasiones. Ahora se mueve una iniciativa para cerrar Sálvame. Porque sí, porque es lo que mola porque Sálvame es esa bazofia infumable que nos daña como seres humanos, que nos ataca, que nos agrede.  Claro, yo ante semejantes golpes de pecho me pregunto: ¿si no te gusta, para que lo ves? Es más, ¿si no lo ves porque lo calificas de tal manera, qué te ofende? ¿Eres de los que clamó al cielo porque pusiesen Gran Hermano 24 horas en el puesto de CNN+? Recordemos que la cadena no superaba el 2% de share. Poco espectador digno entonces.

Está de moda. Igual que en aquel momento en el que todos arremetieron contra La Noria porque había hecho una entrevista a la madre del Cuco, involucrado en el Caso Marta del Castillo. Aún a día de hoy mucha gente no sabe qué estaba apoyando. Solamente escucharon la palabra “Telecinco” se enervaron, crecieron como La Masa, reventaron sus vestiduras y pidieron el cierre del espacio. ¿Por qué? Porque lo que mola  es ir contra Telecinco.

Me libren a mí de defender a la cadena de Vasile. Defiendo la sensatez.  En esa petición se decía algo así como “esos malos contenidos que entran en nuestras casas”. Si entran en tu casa es porque tú lo decides. Desintonízala, eres libre de elegir qué quieres y qué no quieres en tu mando. La oferta es plural y amplia, para todos los gustos. Quizá a ti como espectador te rechinan esos contenidos pero a otro le alegran el día. Dejemos de considerarnos dueños, amos, señores y directores de programación. Y, sobre todo, dejemos de darnos golpes de pecho porque es lo que está de moda. Las corrientes están para saltárselas, y para analizar algo más allá. El borreguismo también contamina. Quedarse en la superficie es absurdo. Sálvame, como formato televisivo, es puro dinamismo e innovación. La realización, y ojo para los que están apunto de cerrar el blog en este momento, hablo de la realización no de los contenidos. La realización del magazine es brutal, se han sobrepasado los límites de lo que tradicionalmente se conoce como plató. Se ha ido más allá. Estaremos más de acuerdo o no, pero la evolución televisiva es innegable. Del mismo modo, que a Gran Hermano no se le puede negar su despliegue. Programa al que no se premia por su dudosa moral.

Nada sospechoso de ser seguidor de los nombrados espacios, pero soy defensor de lo razonado. Lo normal sería atacarlo, lo extraño es extraerle sus cualidades positivas, la mayoría relacionadas con cuestiones técnicas, pero claro, no es lo que mola.

 

MISTERIO SIN RESOLVER                                                       24.04.2014

Hay un producto español que se está llevando a catorce países tan dispares como Francia, Rusia, Hong Kong o Chile. Un producto que se ha adaptado en otros lugares como Estados Unidos, que ha recibido menciones internacionales tan importantes como la de los Premios ACE a la labor de su protagonista. Pero en España todavía se piensa si renovarlo o quitárselo de encima.


Esto está ocurriendo con Los Misterios de LauraLa serie que venía emitiéndose los martes en Televisión Española ha sido uno de los grandes éxitos de nuestra ficción fuera de nuestras fronteras. Mientras que en España, en su última temporada, conseguía medias de share del 11-13%, un dato no excesivamente alto para la calidad que ofrecía la serie, a nivel internacional era aclamada por crítica y público. «¿Has visto serie más maltratada que esta?» me preguntaba la actriz Beatriz Carvajal durante una entrevista que le realicé hace unos meses. Y es que a Los Misterios de Laura la han matado, la propia cadena ha acabado con ella. La ficción protagonizada por una inconmensurable María Pujalte y por un elenco de actores soberbio que para sí las quisieran otras, había arrasado en sus dos primeras temporadas algo que provocó la grabación de un tercer bloque de entregas. Pero esta, sin embargo, no contó con tanto apoyo. ¿Las razones? Primero: TVE se había guardado la serie en el cajón durante dos años algo que provocó el olvido de una gran parte de la audiencia.  Segundo: Querer luchar con las cadenas privadas en un combate absurdo de contraprogramación en el que la pública no debería entrar.

Desde Televisión Española se utilizó como un parche, como una manera de cubrir un hueco en su programación  pero ni tan siquiera la mimó como debían. Estamos ante un nuevo caso en el que desde fuera cuidan mejor nuestra Cultura que nosotros mismos. Mientras que en más de quince países elogian el producto, TVE no da señales de vida. No ha anunciado, casi un mes después de la emisión de su último capítulo, qué hará con Laura y compañía. Todo indica que la estrategia es el olvido. Hacer que los Lebreles, como  se hacían (nos hacíamos) llamar los seguidores de la serie, se olviden de la serie. A estas alturas, el ente público ya debía haber pedido a la productora Boomerang Tv nuevas entregas, es más ya deberían estar finalizando las grabaciones de la que sería la cuarta temporada. Pero no es así. La cadena que se daba golpes de pecho asegurando que para ellos la audiencia no era lo importante, que lo que buscaban era ofrecer calidad ahora se contradicen dejando escapar una serie de una calidad sublime como Los Misterios de Laura.

Nos queda esperar. Esperar a que otra cadena se haga con los derechos y decida hacerse cargo de la ficción. Mediaset podría ser la indicada ya que es la encargada de su retransmisión en Italia pero dudo que ocurra algo semejante. Mientras TVE sigue emitiendo bajo directrices del que gobierna los espectadores asisten perplejos a un nuevo caso de asesinato que en esta ocasión, Laura Lebrel, no podrá resolver.

RTVV no es tanca                                                                        15.02.2014     

Es mejor analizar en frío. Que pase un tiempo para ver las cosas con perspectiva, para que todo el mundo tenga opción de defenderse de acusaciones. El cierre de RTVV (que no exclusivamente de Canal 9 o Nou como algunos medios han comentado olvidando a la radio) ha sido uno de los mazazos a todos los niveles más sonados de los últimos meses en la Comunidad Valenciana, incluso a nivel estatal. Es una situación lo suficientemente controvertida como para no lanzarse de lleno a escribir desde la indignación, la rabia y el mosqueo con acusaciones lógicamente vengativas hacia Fabra y su séquito de liquidadores del ente público.

Desde que el 5 de noviembre, hace algo más de 10 días, el TSJ (Tribunal Superior de Justicia) declarase nulo el ERE que desde la dirección, exigido por el Govern, se pusiese en marcha allá por enero de 2012, centenares de valencianos han mostrado su absoluto rechazo a perder para siempre su identidad televisiva. En este tiempo, los trabajadores que se ven ahora abocados a la cola de INEM han “tirado de la manta” para contar la trastienda de RTVV. Desde el minuto cero del primer informativo de la verdad del ente la plantilla ha pedido perdón, han dicho ser conscientes de la manipulación que venían ejerciendo en las noticias, pero que más vale tarde que nunca. Muchos espectadores o no espectadores se preguntan porqué ahora. La respuesta es obvia, ahora ya no tienen nada que perder. Pero entonces, ¿han traicionado su ética profesional por mantener un puesto de trabajo? En esta situación hay que hablar de esa frontera entre lo que es el periodista y el ser humano. ¿Te eriges, te levantas con el puño en alto contra los gobernantes de turno para defender lo que consideras el buen ejercicio del periodismo o tragas, escribes, locutas e intentas de alguna forma hacerlo de la manera más saludable posible para ti como profesional y para el espectador? Es una situación complicada, algunos de los profesionales de la casa han aprobado unas oposiciones durísimas para formar parte de la plantilla de RTVV y, posiblemente, preferían informar de manera sesgada antes que echar al traste años de preparación. La situación idílica del periodismo queda muy bien para el mensaje heroico de las universidades aquello de “no hay que venderse” pero la situación es bien distinta. Todos los medios, privados o públicos manejan la información a su antojo por afinidades políticas o empresariales, con ello no se descubre nada nuevo. La objetividad no existe, esa es la única realidad. Canal 9 dio noticias como el Caso Gürtel o el accidente de Metro de Valencia casi como de relleno del informativo y con imágenes “blancas”, supongo que ahí estaría el empeño del profesional, la lucha de “vale, lo doy como la sexta noticia, con una pieza velada pero la doy”.

Pero, ¿qué pierde el ciudadano valenciano, alicantino o castellonense con el cierre de RTVV? Pierde un servicio público del que no ha tenido opción de decidir. El cierre se ha tomado de manera unilateral, Fabra no va a dar marcha atrás a no ser que algunos tránsfugas del partido se opongan a dicho cierre, algo que también podría ser una estrategia por parte del mismo Fabra, una manera de rectificar sin ser él mismo el que rectifique sino que, por oposición interna, se vea obligado a dar marcha atrás. Algo que resulta extraño, de momento, que suceda. No podemos decir que RTVV defendiese a ultranza, a camisa abierta, la lengua. Tenemos otro caso como es el de TV3 que es un buen modelo de defensa de su lengua. En esta cadena toda la programación, anuncios, películas están dobladas al catalán. En Canal 9 (ahora Nou), salvo los informativos y alguna serie de nostalgia histórica, de sketchs o dibujos, el valenciano se pasa por alto. Incluso en ocasiones, en esos mismos espacios el valenciano deja mucho que desear, recordemos a María Abradelo. Pero bien es cierto, y he aquí otra diferencia con la cadena catalana, Nou sí defiende la cultura de sus pueblos. En su programación coloca distintos huecos dedicados a mostrar los pueblos, sus costumbres, gastronomía, etc. Eso, desaparece, como también desaparecería una información más detallada de los equipos deportivos de la zona, las empresas de doblaje en valenciano o las productoras vinculadas al ente. La decisión afecta a algo más que RTVV.

El Govern se escuda en el populismo de “si mantenemos RTVV tenemos que cerrar colegios y hospitales”, lo dijo José Císcar sobre el que Fabra ha delegado todas las cuestiones comunicativas referentes al cierre. Pero, ¿por qué no hay dinero para mantener todos los servicios públicos? ¿por qué hay que elegir? y sobre todo ¿por qué es el ciudadano el que, de una manera u otra, va a salir perdiendo cuando su única labor ha sido contribuir económicamente a mantener esos servicios? Es conocido por todos los desmanes económicos de este gobierno. Hubo una etapa que la Comunidad Valenciana quería estar en la primera línea de las comunidades autónomas más “molonas” de toda España. Rostros de alta alcurnia se paseaban por las calles de la capital del Turia, la Alcaldesa y el Presidente de entonces se hacían fotografías mostrando su ostentosidad sufragada por el bolsillo del ciudadano privado de toda decisión. Llevaron a cabo proyectos faraónicos que ahora se resquebrajan y ven pasar el tiempo totalmente abandonados.

Haremos una pequeña reseña:

  •  Ciudad de la Artes y las Ciencias (Valencia)

Costó 1.281 millones de euros, ahora asume pérdidas de más de 55 millones de euros y ha sido vendido a una empresa privada.

  • Aeropuerto de Castellón

Costó 170 millones de euros que se incrementará en 25 millones cuando vuelen aviones.

  • Ciudad de la Luz (Alicante)

Costó 350 millones de euros. Se han rodado 60 películas y ahora están todas sus instalaciones en venta. Aun así, para el próximo año se ha presupuestado un gasto de 8 millones de euros y unos ingresos de 160 mil euros.

  • Fórmula 1 (Valencia)

El coste total fue de 100 millones de euros. En 2012 se gastó 40 millones de euros. En la actualidad Valencia ha rechazado seguir acogiendo el premio.

  • Terra Mítica (Alicante)

Su construcción costó 440 millones de euros. Ha generado pérdidas de 45 millones de euros (485 euros en total de gasto). Se ha vendido por 65 millones, por tanto, se han perdido 425 millones.

  • Volvo Ocean Race (Valencia)

Costó 210 millones de euros. Ahora sus instalaciones están vacías y las oficinas se utilizan para acoger bodas y banquetes.

¿No hay dinero, señor Fabra? Quizá si no se hubiese gastado en soplatonterías que no han servido para nada más que para hacerse la foto y ser la comunidad autónoma más endeudada del país ahora habría dinero para todo. No haga creer a los ciudadanos que le come la pena por tener que elegir. Recordemos que RTVV tenía un equipo dedicado a seguir sus movimientos que costaba una cantidad notable de euros al mes. Dinero había y dinero habría si se hubiese gestionado de manera correcta. Parece imposible que cualquier protesta haga cambiar de parecer al President, de nuevo, como cuando veíamos hacer megaconstrucciones innecesarias, al ciudadano le toca resignarse y tragar, eso sí sin dejar de pagar que las deudas de la sociedad se siguen ejecutando diariamente pero las de un gobierno cuya gestión ha sido notablemente deficiente puede seguir realizando comilonas a nuestra salud.

 

¿QUÉ PASA CON AÍDA?                                                                 27.10.2013

Aida, la ficción estrella de los domingos en Telecinco pierde fuelle. Los espectadores que hace algunas temporadas se sentaban frente al televisor para ver los devenires de los de Esperanza Sur han ido despegándose de sus tramas para cambiarlas por eventuales películas de otras cadenas o, incluso, por Palabra de Gitano.

¿Qué le está pasando al spin-off de 7 vidas, una de las mejores series de la historia de nuestra televisión? Aída hace algunas temporadas que no es lo que era. Ha sufrido la pérdida de actores estrella de su trama. La salida de Carmen Machi después de encarnar a la deslenguada Aída durante siete años supuso un mazazo para muchos, hizo que la productora temiese la pérdida de los seguidores pero supo reponerse. Temporadas después todo se desvaneció. Ana Polvorosa o Secun de la Rosa, dos actores que elevaban el caché de la ficción de Globomedia, también dicen adiós. A su vez aparecieron otros actores. Manuela Velasco apareció, si ton ni son, para interpretar a la novia del Luisma. Un personaje insulso, desubicado y prescindible. También lo hizo, aunque de manera episódica y más resolutiva, Lola Dueñas interpretando a la omnipresente Marisa (mujer de Chema). Cuando los guiones comienzan vaivenear rostros es un claro síntoma de que se encuentran en un callejón sin salida y es visible, también, cuando los personajes más asentados empiezan a hacer locuras entre ellos como la inexplicable relación entre la Macu y Machu-Pichu.

Pese a que, como es lógico, los creadores  y continuadores de la serie se niegan a aceptar la realidad, Aída hace varios capítulos que no es lo que era. Quieren vender el capítulo 200 como un aval que asegura su buena calidad pero ni por esas. El capítulo que celebraba los 200 episodios en antena no estuvo ni tan siquiera a la altura de otras celebraciones como el emocionante 200 en directo de Siete Vidas. Podría haber pasado por un capítulo cualquiera de la trama sin celebrar necesariamente nada. Aída hace un par de temporadas que debía haber tocado a su fin. Se ha desvirtuado por completo la magia que guardaba la serie en sus inicios. La calidad de sus “chistes” o el interés de sus tramas se ha diluido por completo. Las historias manidas se repiten hasta la saciedad, se reiteran patrones en la actitud de los personajes de una manera sonrojante, como si se hiciesen los episodios como el que hace churros, sin mimo ni cuidado del producto que se ofrece. Últimamente hemos visto tramas de un calado tan estremecedor como cuando Paz (Melani Olivares) sufría de ventosidades o no conseguían cortarle bien el pelo, por no hablar de la escena eternamente tediosa en la que Chema (Pepe Viyuela) tiene que matar una mosca. Incluso El Luisma o Barajas llegan a situaciones que sobrepasan el surrealismo hasta caer en la chabacanería más absoluta. Comentaba Melani Olivares en una entrevista al programa Solo Para Ti que se planteó dejar la serie por el escaso peso de su personaje. ¿De verdad los guionistas consideran que esas tramas son de respeto hacia el espectador asiduo? Me hiere como amante de la matriz de esta serie que es Siete Vidas, me hiere como seguidor de aquellos inicios de excelente calidad. La cadena mantiene la serie pese a que esta última temporada la media es de un 13% de share, una serie que en su día lograba alcanzar fácilmente los 3 ó 4 millones de espectadores. ¿Conseguirá cambiar en algo este dato la entrada de Dani Martínez? Cuando algo no funciona hay que terminarlo, está en juego mucho y a veces también debe prevalecer la decisión y el prestigio de una productora que el rédito que busque para sí misma una cadena.

 

CAMPAMENTO ETXEBARRÍA                                                         28.07.2013

No sé cómo calificar el paso de Lucía Etxebarría por el Campamento de Verano de Telecinco. Tengo sentimientos encontrados. Desde un primer momento fue sincera, quizá eso le pasó factura. Decir: “Sé que voy a un programa basura, pero necesito el dinero”, no le facilitó su aventura campestre. Si algo llevan mal en Telecinco es que se les estiquete como cadena basura, y La Etxebarría dio en la frente de Vasile desde el segundo uno.

La escritora hizo un buen juego, si consideramos que lo que se busca en estos programas es la carnaza, el enfrentamiento y la bronca. En ese sentido, intencionado o no, La Etxebarría lo hizo de una manera magistral. Dio al reality posiblemente los mejores minutos de cuantos los demás concursantes vayan a dar. En un par de semanas fue la única protagonista del concurso. Ella insistía en que no sabía dónde se metía, que no estaba acostumbrada a ese mundo, pero iba muy resabiada. Previo a su entrada llamó a algunos exconcursantes de realitis para saber de qué manera se jugaba a esto.

Ella accedió siempre sin involucrarse. Quería que su defensa, como si de un juicio se tratase, fuese que ella estaba ahí por motivos pecuniarios. Nada más, ella no pertenece a esa “chusma”. De esta manera sus lectores más acérrimos la entenderían. Y no te digo ya si además se muestra como una víctima porque, fíjate que, además de que está en el concurso para salvar su hogar, además le hacen bulling. Empatía de sus seguidores al instante. No criticaré su paso por el programa porque quizá haya dado a la televisión los mejores momentos en años.

Su entrevista posterior en Sálvame Deluxe la dejó noqueada. Ella que pensaba que iba a una tertulia relajada y se encontró con un panorama que solo pudo esquivar alegando tener un informe médico donde decía que no podía ver vídeos ni alterarse. Pero el vetar a alguno de los colaboradores no fue un bonito gesto ella que presume de buscar la libertad. Pero decía no tener fuerzas para enfrentarse a tamañas acusaciones que los colaboradores habían vertido sobre ella durante su paso por el concurso.  Lucia Etxebarría puso en jaque la organización en más de una ocasión, aireó trapos sucios como que a los concursantes se los prohibiese fumar mientras que el equipo que les grababa estaba fumando a 2 metros de ellos acrecentando el mono. Otro tema fue el de las aficiones manosaludables de Pedre. La inteligencia de la escritora ganó la partida. Es cierto que en ningún momento ella dice que el sapo de Corina se relajó dentro de su saco, fue cosa de sus compañeros que se encargaron de vocearlo.

En resumidas cuentas, Etxebarría ha jugado de manera inteligente. De las cosas que le acusan, como ducharse con el estropajo de limpiar los platos, no hay imágenes. Y de otras cosas, no están sus palabras. De su paso se desprende sufrimiento, “agresiones” por parte de sus compañeros o a ella dialogando con una tranquilidad pasmosa mientras los otros decían no querer cenar con ella al lado. La Etxebarría ha dado una lección a la cadena, ha sido inteligente y ha jugado con esa ventaja. No se puede demostrar nada, y sin pruebas no hay delito.

 

 

JUGAMOS TODOS                                                                         09.03.2013

Nuevos modelos televisivos se ciernen sobre nosotros. Es cierto que vienen calentándose desde hace meses, quizá años, pero lo que se pudo ver ayer en Sálvame Deluxe refuerza el camino hacia otro universo televisivo hacia el que estamos encaminándonos. Para los que nos dedicamos de una u otra manera a esto del análisis televisivo, lo que se daba ayer en el tróspido programa de Telecinco era lo que se conoce estúpidamente como un “momentazo”.

El hijo pródigo

Después de más de tres meses el ex Gran Hermano Kiko Hernández hacía su aparición estelar en el esqueje nocturno de Sálvame. Todo apuntaba a que la noche iba a ser paraTelecinco y así ha sido, cerca del 18% delshare estuvo pendiente de la reaparición del colaborador mientras que, tan solo un 11% decidió escoger un entretenimiento más constructivo y menos sentimental, el de Los Increíbles de Antena 3. Podemos o no, creer la historia de Hernández, yo soy de los crédulos, pero lo ocurrido ayer refuerza la televisión reality. Telecinco vertebra su programación en la viveza, en el directo más solido y dinámico, criticable o no, pero es así. Mientras su rival más fuerte ha decidido desmarcarse y apostar por una programación más cultural, la cadena principal del grupo Mediaset ha encontrado en el periodismo de sociedad su piedra angular y su sello de distinción.  Kiko Hernández después de tres meses de ausencia tenía mucho que aclarar a sus seguidores y detractores. Con la sombra sempiterna del montaje televisivo, el colaborador se abrió en canal para contar su drama, algo que dejó perplejos a los allí presentes ya que Hernández no es de ese tipo de personajes televisivos que exponen su vida. La estructura, que es de reconocer, guste o no, era impecable. Lydia Lozano en la sala VIP consternada, desplazada y criticada escuchaba atónita como su fiel enemigo tenía palabras de cariño para todos excepto para ella. Jorge Javier Vázquez, el reinventor del modelo magazine clásico, extraía de Hernández las palabras con maestría. Seguidamente, el corrillo de colaboradores voraces alagaban la confesión de su compañero. Besos, abrazos, lágrimas, más besos, más abrazos, más lágrimas. Dimes, diretes, olvidos y recuerdos iban y venían sin peaje alguno. Así es la nueva televisión que ha creado Telecinco.

Reinventarse o morir

Es absurdo empecinarse en negar la realidad. Al César lo que es del César. No
podemos obviar que, por ejemplo, Gran Hermano es un monstruo de la telerrealidad, el despliegue de cada edición es elogiable, la renovación tras catorce ediciones de la mecánica es incuestionable. Es así. Lo mismo sucede conSálvame. Es lógico, y objetivamente cuestionable la ética o catadura  moral de los contenidos o desarrollo del magashow(magazine+show), pero lo que no podemos negar es la creación de nuevos modelos de hacer televisión y de ello tiene gran responsabilidad su presentador. Sálvame va más allá de un simple magazine de tarde, el programa estrella de Telecinco es otra cosa. Se ha introducido de manera sibilina una dosis de reality que en ocasiones eclipsa todo lo demás. Los colaboradores son parte del juego, ya no son periodistas o tertulianos son personajes y esa jugada, queramos o no ha sido magistral. Deluxe o Diario consiguen rellenar minutos gracias a las historias de sus colaboradores que a la vez ejercen papel de comentaristas. Dos por el precio de uno. El despliegue audiovisual, rebasar las fronteras del plató, moverse por las instalaciones de Telecinco, escarbar en la vida de los allí presentes forma parte del juego. Un juego peligroso, algo que ya ha pasado factura a algunos de ellos. ¿Todo vale? ¿Hay límites? Cuando formas parte del juego te expones a perder o a mantenerte. Muchos han caído por el camino, ha habido vencidos que han regresado. Pero que asistimos a un nuevo modelo televisivo es incuestionable. Es así.

Elecciones

El error está en las perspectiva con la que vemos un programa. Muchos no toleran El Hormiguero, les parecen insultantes algunas entrevistas que Pablo Motos realiza. El problema es del ojo que busca en ellas periodismo. En El Hormiguero no se ofrece periodismo y si buscamos eso en las entrevistas que hace el de Requena estaremos cayendo en un error con el consiguiente cabreo. También pasé por ese proceso, me empeñaba en cuestionar el programa de Antena 3 por errar en mi visión. Cuando aprendes a entender que El Hormiguero es entretenimiento de principio a fin, entrevistas incluídas, te relajas y dejas fluir lo que te ofrecen sin cuestionar cada segundo. Algo similar ocurre con Sálvame o programas similares. No podemos exigir a Sálvame periodismo clásico porque no lo hay. Es otro tipo de información, y creo que el programa también cae en un error cuando pretende dar seriedad a sus contenidos cuando el ambiente que allí se respira no es el adecuado.JJVázquez ha sabido ver esto y busca la mínima ocasión para desmarcarse y jugar a su reality en vivo. Lógicamente,  cuando aprendemos a mirar, ya está la decisión propia de querer consumir ese contenido o no. Sin duda hay contenidos que son intolerables lo mire quién lo mire, pero en todos los programas. Somos dueños y amos de nuestro mando a distancia, nadie nos obliga a ver Telecinco o sus contenidos, por tanto no sirve de nada flagelarse como si no tuviésemos más remedio que consumirlos. Todo esto es un juego, y nosotros también somos parte importante de él.

NO HABÍA “FENÓMENOS”                                                              27.01.2013

Fenómenos echa el cierre. Tras nueve capítulos, el 6 de febrero la serie de Antena 3 llegará a su fin. En principio lo acordado con la cadena de Planeta era grabar un total de 13 episodios, algo que por los datos de audiencia no llegará a cumplirse. Fenómenos posee (poseía) todos los ingredientes para lograr ser líder en la noche de los martes (ahora los miércoles) pero entonces, ¿por qué la nueva obra de García Velilla no ha conseguido captar al público? ¿qué errores ha cometido? ¿le ha afectado tanto sus rivales?

Primer capítulo

Tres metros bajo el suelo, que así fue como se titulo la primera entrega de la serie, superó el 20% del share (más de 4 millones de espectadores). Sin embargo, en su segundo episodio este dato cayó cuatro puntos. Una pérdida brutal de espectadores, algo que ya ocurrió con otras series en el olvido como Toledo (Antena 3) o La Fuga (Telecinco). Pero, ¿qué ha llevado al espectador a renunciar a la trama de Fenómenos? La serie contó con un primer episodio objetivamente flojo; la presentación de los personajes y el sentido de la trama se hizo excesivamente presente dejando de lado un guion que cayó en chistes fáciles. En EEUU el primer capítulo de las series está cuidado hasta el mínimo detalle. Es más, en ocasiones es el único episodio salvable de la temporada. El capítulo cero es la carta de presentación, la serie muestra a la audiencia lo que van a ver a lo largo de una temporada, y si la suerte acompaña, a lo largo de varias. Si se pierde al espectador en el primer asalto difícilmente se podrá recuperar.

Competencia

Su competidor más directo era el sentimental Hay una cosa que te quiero decir(HUCQTQD presentado por el omnipresente Jorge Javier Vázquez. La serie de Antena 3 no logró hacerle excesiva sombra ni consiguió arrancarle espectadores. HUCQTQD se mantuvo en sus holgados dos millones de espectadores. La razón es obvia. Cuentan cosas diferentes y están destinados a públicos distintos. Antena 3 lo tenía fácil. La noche de los martes había espectadores vagando por la parrilla televisiva sin saber muy bien dónde detenerse y podía haberles convencido Fenómenos, pero no fue así. Seguramente la mayoría de ellos, ese cuatro por ciento de diferencia entre el primer capítulo y el segundo, o ese 10% entre la carta de presentación y el quinto episodio, son los que en las redes sociales han mostrado su frustración a la hora de apostar por esta serie. Telecinco aprovechó las horas bajas de la serie de Antena 3 para estrenar su anunciada Familia. La estrategia fue brillante, el equipo de Onda Futura registró su peor dato frente al 16% que consiguió la cadena de Mediaset. Un capítulo después se fue ajustando llegando a limar distancias, hasta que A3 movió ficha y pasó sus Fenómenos  al miércoles y estrenó la segunda parte de la segunda temporada de Gran Hotel contra la Familia de Telecinco.Horas bajas

Nacho García Velilla, director y productor de series emblemáticas de la televisión como Siete Vidas o Aída sigue sin convencer con sus nuevos proyectos pero, ¿por qué? Fenómenos Los Quién  repiten patrones de sus antecesoras.  Los guionistas y modelo de trabajar son los mismos. Las series de García Velilla utilizan patrones en los diálogos que se repiten en cada una de sus comedias. Referencias a la actualidad política y social e incluso friki de nuestra sociedad introducidas con las mismas palabras de siempre. En 7 vidas resultó algo innovador, histórico por su formato, unos guiones diferentes a lo que se venía viendo hasta el momento. Su spin-off Aída  imita el éxito estructural de su madre en la ficción. En este caso, jugando con la nostalgia y el recuerdo, el público acepta de buen grado las semejanzas con la mítica 7 vidas. Pero cuando es un proyecto nuevo, diferente y sin alusiones a su pasado, la repetición de fórmulas, patrones e incluso guiones o tramas no son bien recibidas. Los chistes fáciles de 7 vidas  o de Aída eran encajados de manera diferente por aquello de la novedad que supuso, pero cuando el espectador, ávido de humor del bueno, harto de ver pasar comedias por sus ojos, busca algo más allá. Busca unos chistes diferentes, que le sorprendan y que no le recuerden a tiempos pasados, porque aquellos fueron, sin duda, mejores.Lo bueno

Fenómenos  tiene elementos positivos. De hecho, sus capítulos han mejorado notablemente desde su inicio. Posiblemente una segunda temporada ayudaría a asumir errores y asentar la trama, pero no hay tiempo ni dinero que perder. La serie de Antena 3 ha introducido aquello que tanto reportó a 7 vidas, los cameos. El introducir en sus tramas a actores, artistas o rostros conocidos   a los que se les ve fuera de su entorno habitual siempre es un plus que atrae al espectador (de ello come el Hormiguero). Pero ni tan siquiera eso ha conseguido hacer cambiar de opinión al espectador escaldado. El elenco de la serie es de primera fila: Kira Miró, Alejo Sauras, Julián López o Miguel Rellán son nombres que deberían llamar al éxito, pero el guion no les acompaña. Entre los actores hay una nota discordante, salvando la distancias, un ejemplo que me recuerda a Antonia San Juan en La que se avecina, que o se le odia o se le adora. Esto ocurre con Javier Mora, su histrionismo, exageración y sobreactuación ha encandilado a muchos, a tantos como ha sacado de quicio. En mi opinión, no es ni de lejos una actuación brillante. Demasiado chillón, fingido y notable para una serie coral. Hay momentos de esta temporada, como el brillante episodio de Carmen Machi encarnando la famosa trama de Misery, que deberían pasar a la historia, pero desgraciadamente su historia ha sido muy corta.

 

GANA LA “FAMILIA”                                                              09.01.2013
Escasa, por no decir nula, confianza tenía en Familia, la nueva serie de Telecinco. Durante las cortinillas que anuncian estrenos siempre suelen mostrarnos lo mejor de la serie para atraer lo máximo posible al espectador y, si lo visto era lo mejor, para mí estaba sentenciada. Pero sorpresivamente, la nueva dramedia (termino acuñado en EEUU para definir las series que aúnan drama y comedia) de Mediaset me dejó con mejor sabor de boca que el estreno de su rival en la noche de los martes, “Fenómenos”.

Sentimentalismos familiares

Parecía difícil que ahora mismo pudiese triunfar una serie centrada en remover los sentimientos al espectador, pero Familia lo ha logrado reuniendo a más de 3 millones de espectadores frente al televisor en su primer capítulo. Digo que parecía difícil porque la televisión ha cogido otro rumbo: más rápido, menos reflexivo, más ágil y menos tierno que el que pretende ofrecer la cadena. Bien es cierto que los piloto o capítulos cero jamás pueden servir para medir la audiencia del futuro. Durante un estreno todos asisten impacientes por ver qué es eso que anuncian a bombo y platillo, a la segunda o tercera entrega la audiencia se posiciona y se ve el interés real por el producto. Cuenta con factores que hacen posible el éxito en su primera toma de contacto. Familia tiene entre su equipo a Alberto Macías, creador y coordinador de guiones de Cuéntame cómo pasó. Si hay una serie que ha conseguido mantenerse en el tiempo sin resentirse y que alude al sentimentalismo familiar constantemente esa es la de los Alcántara. Las referencias a series míticas para compararFamilia también ha sido un atractivo para muchos. Los Serrano o Médico de Familia han sido las obras en las que se ha fijado la ficción de Telecinco para conseguir un buen producto. Dos históricas, con muchos seguidores y con una crítica muy favorable salvo por el final onírico de una de ellas.

Alexandra Jiménez gana

Si algo se destacó ayer en las redes sociales sobre Familia como algo positivo fue la aparición de Alexandra Jiménez. La actriz cuenta con el beneplácito y cariño de muchos espectadores y su papel de hija, hermana y madre protectora y omnipresente logra que la audiencia empatice y se identifique con ella elevándola a piedra angular de la trama. Así es. Alexandra Jiménez consigue desenvolverse sin problemas en esta nueva serie. En su historia todos acuden a ella, a veces de una manera un tanto facilona. ¿Quién tiene la solución? Carlota Oquendo (personaje que interpreta la actriz). Quizá esto, si continúa de esa manera pueda pasar factura y resentir la trama por convertirlo en algo previsible ante cada situación. El resto del elenco está más que bien. Todos y cada uno de ellos trabajan con solvencia, algunos veteranos conocidos y otros que aparecen de manera más visible por primera vez. Santiago Ramos conserva su papel de vividor problemático aunque esta vez también experimentará el drama de la enfermedad. Juana Acosta o Diego Martín, de incuestionable valía, cuyo tándem precisa de asentamiento. Nausicaa Bonnin viene para quedarse. El resto seguirá buscando su hueco en esta serie tan coral.

Cuestión de edades

La perspicacia de muchos espectadores y la evidencia en los guiones también hizo que se centrase la atención  en la escasa diferencia de edad entre Alexandra Jiménez y su hijo en la serie Álex Batllori. Un mal menor. Su serie modelo Los Serrano hizo pasar por estudiantes de instituto a Fran Perea o Alejo Sauras. Otra de las críticas que se ha lanzado contra la serie, entre las pocas negativas, es su tono “deprimente”. El hecho de que Familia no cuente con tanta agilidad como otros productos puede parecer una historia tediosa y más si le sumamos ese sentimentalismo familiar que muchos odian por aquello de sentirse reflejados. Esta serie demuestra que si se quiere se puede. Se puede hacer otros productos que se salgan de lo habitual, de la norma establecida en cada etapa y eso es lo que acaba por triunfar.

Que tome nota en esto su rival más directo, Antena 3. A veces obcecados en repetir fórmulas pierden el raciocinio invirtiendo su tiempo, dinero y parrilla en productos destinados al fracaso. Ya les pasó con Los Quién y ahora repiten con Fenómenos que ayer cayó hasta un 10% sin visos de mejorar en sus datos ni de segundas temporadas. La televisión actual no acepta errores, y su primer capítulo lo fue, imperdonable para muchos que ya han elegido mudarse a los martes de Telecinco.

¿QUÉ PASA CON ‘GUASAP’?                                                                25.10.2012

El verano trastocó todos los planes. Dani Martinez incubaba la idea de emitir su nuevo y explosivo programa en el prime time de Cuatro  para competir con el incombustibleHormiguero y el siempre presente Intermedio. Pues bien, el verano deparaba una sorpresa. La cadena del grupo Mediaset, sin más pretensiones que cubrir un hueco con un concurso entretenido, ha resultado tener entre las manos el único espacio capaz de hacer frente a la competencia.

Lo sabe no lo sabe presentado por Juanra Bonet ha cautivado a la audiencia veraniega que tras las vacaciones estivales se niegan a abandonarle. Ahora Cuatro se encuentra en una disyuntiva que no pensaba. ¿Qué deben hacer? ¿Mantienen Lo sabe no lo sabe a sabiendas del éxito y la rentabilidad o se arriesgan a programa Guasap! del que no saben si funcionará? Al parecer Cuatro tras mucho pensarlo ha decidido arriesgarse. Según comentaba Dani Martínez, creador del espacio, en su Twitter, Guasap! se emitirá en prime time para luchar contra las hormigas y Wyoming. Eso es lo que dijo Cuatro, ahora, del dicho al hecho hay un trecho. Mediaset mueve ficha discretamente con el único objetivo de retrasar lo máximo posible Guasap! y seguir exprimiendo a Juanra Bonet. La respuesta a Dani Martinez fue algo así como un: tú trabaja que algún día emitiremos en prime time. Le han dado largas. Lo sabe no lo sabe sigue su curso y con renovaciones. Ahora intervendrán famosos y se harán repescas, lo que deja entrever que de momento poca modificación en parrilla puede haber.

Tres cuartos de lo mismo ha pasado al compañero Florentino Fernández. CuandoOtra Movida, programa que presentaba junto a Anna Simón y Dani Martínez, llegó a su fin, se rumoreó que con la absorción de Antena 3 a La Sexta, el destino de la pandilla iba a ser la cadena de Emilio Aragón. Todo fueron rumores, dimes y diretes, posibilidades infundadas para dar razón al futuro incierto de Florentino y compañía. Desde que Sé lo que hicisteisllegó a su fin no ha habido programa capaz de cubrir con éxito el hueco. Parecía que iban a probar suerte con Flo pero se le adelantaron. Dani Rovira será finalmente quien cubra el espacio de la sobremesa. El nuevo programa llamado Alguien tenía que decirlo cumplirá con la herencia del SLQH haciendo críticas mordaces de los programas del corazón. Pero estos parten con un gran problema y riesgo y es que nacerán con el problema que hizo morir a sus predecesores. La Sexta no puede emitir vídeos de otras cadenas y además, la única antena que se dedica a tal contenido es Telecinco. ¿Cuál será por tanto el contenido del corazón que criticarán Rovira y su equipo? Por si fuera poco el guantazo televisivo dado a Flo, el programaAlguien tenía que decirlo se realizará en un plató con escaparate a la calle como ya puso en práctica El Informal presentado por el ex conductor de Otra Movida.

Lo que podemos extraer de todo esto es que la televisión funciona a una velocidad de vértigo. Si dejas la silla por un momento será ocupada en segundos. Dani Martinez espera que Lo sabe no lo sabe sea movido a la sobremesa como anunció Mediaset a modo de paliativo. Él, mientras tanto, aduce que la espera de la emisión de su programa se debe a que lo están trabajando intensamente. Por otro lado, Florentino Fernández hace colaboración en distintos programas a la espera de sí su nuevo camino está en La Sexta, aunque sea en otro horario. Y Anna Simón, bueno, quizá ella sea la que más a aprovechado el verano ya que es una de las favoritas dentro del concurshow Tu cara me suena.

 

SUS CARAS ME SUENAN                                                                      25.09.2012

Octubre va a comenzar con un acontecimiento televisivo de excepción. Tres trabajos, tres proyecto, tres grandes tigres se van a enfrentar en pleno prime time la noche de los lunes. Con mucho remoloneo, Tu cara me suena, el programa revelación de la anterior temporada, ha decidido empezar su segunda entrega el 1 de octubre, tal y como, hace unos días, anunció Telecinco con sus vecinos. Pero a esto debemos sumarle el sorprendente éxito de la serie histórica Isabel en TVE. Un share que no veían en la pública desde hacía unos meses.

“Tu cara me suena” a por todas

Esta mañana, con más de media hora de retraso, Tinet Rubira (Director de Gestmusic) yCarlos Fernández (Dtor. de contenidos de A3) han presentado junto al equipo las sorpresas que deparará la segunda temporada del show más esperando de la cadena de Planeta. Con la promesa de que el programa en futuras entregas se emitirá en directo, daba la salida a un no parar de sorpresas y titulares que hacían las delicias de la prensa presente y de los internautas que, a través de la web, eramos partícipes. Los concursantes en plató hacían hincapié en el reto que suponía, sobre todo para los cantantes, modificar su estilo y voz para adaptarse al personaje que les tocase interpretar elegido por el dudoso sorteo del pulsador. Rubira comentaba que los grandes descubrimientos eran Ángeles Muñoz (Camela) Javier Herreros (Pecos) o Anna Simón. De los dos primeros insistía en el trabajo que debían realizar para distanciarse de sí mismos y convertirse en otros artistas, de Simón advertía que era más cantante de lo que ella pensaba.

Han aprovechado para avanzar qué se verá en la primera gala que ya está grabada. María del Monte interpretará a Giorgie Dann, Anna Simón a Kylie Minogue, Arturo Valls a Pedro Marín, Roko a Nancy Sinatra, Ángeles a Laura Pausini, Javier (Pecos) a Sergio Dalma, Daniel Diges a Whitney Houston y Santiago Segura a Gurruchaga. Sin duda, actuaciones que darán mucho de sí. Muchos de ellos comentaban lo difícil que les había resultado el trabajo pese a pensar en un principio que la cosa estaba más que superada.

Competencia

En dicha presentación, la pregunta no se ha hecho esperar y ha surgido a bocajarro, la primera y sin previo aviso. ¿Cómo va a ser competir contra La Que se Avecina o Isabel? Rubira lo tenía claro: “Nosotros vamos a competir con nuestras herramientas. Ellos tiene las suyas. Vamos a dar guerra con sentido del humor”. Fernández añadía: “No es fácil programar para ningún día de la semana. Nosotros hemos tenido a La que se avecina (Aquí no hay quien viva, quería decir) en Antena, creo que podemos ganar con cierta facilidad”. A estos deseos se unían también los participantes: Santiago Segura bromeaba diciendo que el final de Isabel ya se sabe y que La Que Se Avecina ya se puede descargar de internet, recordando la filtración del primer capítulo del que advertía que ellos no tenían nada que ver. Arturo Valls por su parte, cerraba su discurso con: “A algunos no saben la que se les avecina” jugando con el título de la serie de Telecinco. Esto se une a la polémica que Alberto Caballero (Dtor. de La que se Avecina) comenzó por Twitter calificando al concurso de A3 como una frikada, de lo que luego quiso desmarcarse diciendo que algo ‘friki’ no implica que fuese malo. Tarde. Todos sabemos y entendemos el sentido con el que Caballero lanzó su frase. Parece que a los de La que se avecina se les ha subido el éxito a la cabeza. Pese a la fama e indudable reconocimiento que está recibiendo la serie, desde mi punto de vista, la anterior temporada fue tan mala como la primera. Según sus creadores, esta nueva entrega va a ser la bomba, algo que de momento no termina de vislumbrarse en los avances, lo achacaremos a que se están guardando lo mejor para el capítulo completo. Una falta de respeto imperdonable entre compañeros a lo que Tinet Rubira contestó de una manera más elegante.

Guerra de cadenas

¿Por qué T5 y A3 están a la gresca constantemente? ¿Por qué T5 ataca a A3? ¿Por qué se contraprograman? ¿Por qué Antena 3 no consiguió el share con su Número Uno como lo ha hecho Telecinco con La Voz?

Es necesario echar la vista atrás. Hace algunos años que el dueño del cortijo de Sálvame (Jorge Javier Vázquez) comenzó a llamar a A3 como la ‘cadena triste’. Seguramente por ofrecer contenidos que, aunque de calidad, no acaban de entretener lo suficiente. Mientras tanto, desde A3 no hay réplica. Alguna cortinilla reivindicativa pero con más respeto que los de T5. Esto es como: ¿eres de izquierdas o de derechas?  ¿Eres de la tres o de la cinco? Algo que en ocasiones hace que se olviden de para quien emiten enfrascados en una guerra abierta.

Que La Voz consiguiese un 30% share y El Número Uno el porcentaje más alto asumido fuese un 20%, es cosa de la promoción. Mientras que Telecinco lleva anunciando su show musical desde antes de verano, con fragmentos, resúmenes  aperitivos, moscas y demás,Antena 3 se conformó con unos anuncios corrientes. Alguna ráfaga entre programa y publicidad con el logo y poco más. El bombardeo constante al espectador acaba haciéndole picar, y Antena 3, no sé si por por evitar la saturación de autopromoción a su audiencia, sus cortinillas son más bien pobres y poco alimentadoras del morbo que incite pararse a ver el programa. Telecinco sabe mejor que ninguna cadena en estrategias para atraer a la audiencia, Antena 3 en ese sentido es más formal. Quizá por no saber ubicarlas.

¿Quién se llevará el lunes el espectador al agua? Seguramente esté más o menos equilibrado. Isabel ha fidelizado seguidores aunque separarse de su trama es más fácil que renunciar a los omnipresentes vecinos o a un talent show que ha sido vendido a 10 países, que ha sido visto por más de 20 millones de personas solo en China y que en España se le espera con inquietud, tanto como a los de Montepinar. Veremos.

 

TELEVISIÓN DE USAR Y TIRAR                                                          17.07.2012

La gira de El Número Uno se suspende. A muchos les ha podido sorprender, a mí, sin embargo, lo que me sorprendió fue tal pretensión por parte de Gestmusic y Antena 3. ¿Quién en su sano juicio pensaba que aquello podía salir bien?

Antena 3, debido a la persecución incesante de Telecinco, se ha visto obligada a cambiar a sus “números uno” de día de emisión en más de una ocasión. Recordemos los share. Empezaron holgadamente alcanzando un 20%, han llegado a hundirse hasta el 13% pero en sus últimas galas han llegado a alcanzar el 18%. ¿Quién, con esta audiencia tan inconstante, pensaba que la gira iba a ser un éxito? Lo que demuestran estos datos es que nadie veía el Número con la intención fanática con la que se asistió a las primeras entregas de Operación Triunfo. La cuestión de todo esto es que, un mes después de terminar sus emisiones, nadie recuerda que Jadel, aquel canario que volvía locas a Mónica Naranjo y Natalia Jiménez, fue el ganador de la primera edición del concurso. Y fijense que el programa contaba con atractivos como Roko que ofrecía espectaculos dignos de cualquier musical o Garson, un concursante que supo dar una lección a muchos conservando su estilo. Pero no ha calado.

El problema es que nos enfrentamos a una televisión de usar y tirar. Programas que seguimos para entretenernos pero que olvidamos al segundo de haber terminado. Esto se debe a la extensa e innecesaria oferta televisiva. La TDT ha sido un invento absurdo que en breve pasará, como muchos programas, a la historia. La cadenas principales, véase el grupo Mediaset, tiene en su haber hasta siete canales en los que la mayoría del día pueden verse reposiciones, series americanas o alguna que otra tertulia de dudoso interés. Pero no solo la TDT es la culpable de habernos convertido en espectadores malcriados. Las propias cadenas también han contribuido. El hecho de no respetar sus propios productos, de convertirlos en munición contra el resto de cadenas ha hecho que la fidelidad del espectador se resienta. ¿De qué sirve seguir una serie que seguramente no termine su primera y última temporada sin cambiar de día? A las televisiones, y ha quedado claro con series como Los Protegidos, no les interesa sus espectadores, les interesa sacar rentabilidad, ser los mejores y que el resto de cadena no les chafen el share.

Usamos un programa o una serie y lo tiramos rápidamente al cajón del olvido. Si tiene suerte y dicho programa o serie regresa con nueva temporada, seguramente se vea resentida. No volverá a repetir los buenos datos de su primera etapa. Seguramente, en el tiempo que separa una temporada de otra, el espectador habrá olvidado aquel programa con el que un día disfruto pero que ahora sustituye por otro. La inminente oferta para no perder al espectador tras un éxito, la superproducción de programas o series hace que el espectador no se identifique con nada y piense que después de un producto vendrá otro, y otro y así sucesivamente.

Nos han convertido en niños cuyos padres tapan o superan con otros regalos los errores o éxitos del pasado. El espectador está siendo malcriado y mal tratado por las cadenas. Ahora el share cobra cada vez mayor importancia. Se lucha en la franja horaria del prime time. Olvidamos y sustituimos pronto como si un programa o una serie fuese tan fácil de crear. Ahora la televisión pública está en el peor momento de su historia y las privadas sacan tajada de esto. El mercado televisivo es como la Bolsa, inconstante, dolorosa y que a veces, pero solo a veces da buenas noticias.

 

LA TELEVISIÓN DE LOS DESPACHOS                                        03.01.2012

La televisión navideña y lo que vendrá en 2012

El periodo navideño nos ha dejado una tevisión harto insufrible. Galas tediosas con tintes políticos, como fue la de Ana Belén; falsedad a raudales en el encuentro Pantoja-Telecinco, la nochebuena con Paz Padilla y Joaquin Prat (hijo) repleta de momentos en los que solo cabía preguntarse: “¿qué hago yo viendo esto?”. Por no hablar del fracaso del año, XXS. Todos sabíamos que dicho programa no iba a tener una gran acogida y así fue. Una, cada vez más, vilipendiada Pilar Rubio se unía al cargante Flipy para presentar un concurso de pruebas al estilo Gran Prix pero, en tamaño gigante. Las escasas dotes de presentación de ambos, la poca química entre ellos y la sensación de haberlo grabado en una tarde, dejó a XXS sin oportunidad de nuevas entregas, como era de prever. Otra de las grandes apuestas navideñas era Marco. Esa serie infantil que, en un momento u otro hemos visto, llegaba a Antena 3 interpretada por actores de carne y hueso. Buenos actores, hay que decir: Mercedes Sampietro, Alvaro  Luna, Ernesto Alterio o Ariadna Gil. El niño que encarnaba a Marco era Sergi Méndez conocido por su papel de Tirso en la serie Hispania. En ocasiones, Méndez perdía ese tono entrañable del personaje original y pasaba a estar más cerca de ser un extra de la película El Padrino. Como suele ser habitual, en la redes sociales se quedaban en la paja de la serie, en la desaparición de un elemento importante, el mono Amedio. Esto producía un mayor escozor en todos los fanáticos del dichoso simio cuando Marco decía en la última entrega de la serie: “odio los monos”. Intolerable, pues.

Con este fin de año y lo que nos depara el 2012, me paro a pensar y me llama la atención la escasa apuesta por el humor. Podemos contar dos series de humor con considerable público:Aída y La Que Se Avecina (LQSA). Ambas cubiertas por un proyecto anterior, con una buena prensa de sus directores y guionistas. Una apuesta segura que, una más que otra, fue llevada a cabo sin apenas complicaciones de audiencia. El caso de LQSA fue más complejo ya que copiaba un modelo anterior y debían quitarse la etiqueta de Aquí no hay quien viva, pero una vez conseguido, líderes de audiencia. La única apuesta por el humor en la ficción viene de la mano de Antena 3. Con el culo al aire llegará a nuestras pantallas con la intención de hacernos pasar un buen rato. También cuenta con un gran elenco: Paco Tous, María León, Carmen Ruiz o Raúl Arévalo. Sin duda una apuesta arriesgada, las comedias no han calado en los últimos meses, recordemos: BuenAgente o Cheers. Son más fáciles de atacar y más difíciles de lograr el objetivo que persiguen, hacernos reir. Sin embargo, con series como: La Fuga (Telecinco), una especie de Internado con tintes de Romeo y Julieta; Luna, los misterios de Calenda (Antena 3) un aprovechamiento del tirón que tienen los hombres lobo y demás serescrepusculianosEl don de Alba (Telecinco) un intento a la española de la serie Entre fantasmas a la que auguro discretos datos de audiencia o Frágiles (Telecinco), una serie de fisioterapeutas con escaso atractivo, se cree ser innovador.

Es evidente que las apuestas de ficción de los próximos meses, personalmente opino, tienen poco de novedad, es un poco de aquí y un poco de allá. Es pensar qué tiene éxito para condimentarlo con tintes españoles y crear un producto medianamente pasable para ser emitido. La originalidad escasea y lo que es original no tiene audiencia. Nadie apuesta por la comedia porque es el mayor riesgo frente a la audiencia. La series de intriga siempre consiguen captar mejor al espectador, en cambio, una comedia te permite saltarte capítulos sin perderte en la trama. Por ello es necesario trabajar y apostar mejor por el humor, hay que buscar la originalidad y dejarse de series chopped donde aparece un mezcladillo de todo eso que ha tenido éxito en los últimos tiempos. Pero esto no solo ocurre en España, fuera encontramos más de lo mismo: series policiacas existen una media de 120 en Estados Unidos (exagerando), de series ñoñas otras tantas… Desgraciadamente, la televisión está cada vez más al servicio de un despacho, nadie quiere arriesgarse, conforme está la vida, a perder dinero. Por ello prefieren un producto mediocre con audiencia posible a un riesgo con posibilidad de éxito.

 

LA QUE SE AVECINA, SIN RUMBO                                                  24.11.2011

“La que se avecina” pone parches a su edificio.

La ficción de Telecinco, La que se Avecina, podría contar de nuevo en su próxima temporada con el actor Adrià Collado. Le conoceréis por dar vida a Fernando, novio de Mauri (Luis Merlo) en la serie mítica de Antena 3, Aquí no hay quien viva. Según se ha filtrado hoy, el actor catalán se encuentra en las últimas negociaciones (económicas) para volver a formar parte del elenco de la serie vecinal de Mediaset.

Desde aquí lanzo una pregunta al vuelo para que la coja quién quiera, ¿qué necesidad había de volver a contar con Adrià Collado? Este actor no ha sido relevante en ninguna de las dos series, echémosle la culpa a sus personajes. En ambas series fue un nombre más, sin incidencias reseñables. En La que se avecina,interpretaba a un mujeriego actor de culebrón de serie B al que apenas podía sacársele partido. Sus tramas eran tediosas, previsibles y aburridas. Las dos primeras temporadas de la serie pueden considerarse como olvidables. Ningún actor estaba definido, fue un lanzamiento a una piscina vacía, la premura de sacar una serie que todavía le faltaba reflexión. En la segunda temporada, los personajes comenzaban a esbozarse pero todavía seguía sin ser lo buena que podría esperarse, de hecho no lo fue. En ello interviene el personaje de Adrià Collado, ya que bajo mi humilde opinión, protagonizaba algunas de las peores escenas de ambas temporadas.

¿Por qué se recurre a él en lugar de destinar ese sueldo a Antonia San Juan? Los fans de la serie lanzan un comentario o petición reiterada, y es: que regrese Estela Reynolds. Sin lugar a duda, la tercera y cuarta temporada de la serie son las únicas rescatables de tal revuelo ficcionado. La última entrega de La que se avecina fue, incluso, peor que sus primeras temporadas. Jordi Sánchez (Antonio Recio) estaba fuera de sí, no terminaba de encontrarle. Hay que medir la locura a la que se puede sumir a un personaje,  y en la última temporada, ni tan siquiera conociendo al Recio, eran creíbles las tramas absurdas en las que se vio envuelto. ¿Otro error de la última temporada? El regreso de Isabel Ordaz. Acompañada por Maria Casal (actriz desaprovechada por la serie hasta límites insospechados) formaron un matrimonio de lesbianas. Pero, ¿dónde estaba Araceli Madariaga? Los guionistas y la propia Ordaz volvieron a recuperar, con otro nombre, a la famosa Hierbas que tan bien caló en el público. Araceli Madariaga pasó de ser una mujer con carácter a una adicta al misticismo, las creencias orientales y las infusiones,  ¿os suena?

Pero no se vayan que hay más, ahora resulta que Fernando Tejero, el famoso Emilio de Aquí no hay quien viva, también  se anda replanteando incorporarse a la serie de Telecinco. Esta ida y venida de personajes me recuerda al anuncio de un final de cualquier serie. La que se avecina obtuvo buenos datos de audiencia con las últimas temporadas (concretamente desde la tercera). La razón que lo hace comprensible es que al ser emitida en verano la competencia es nula. Veremos, si como se adelantó, al programarse a principios de primavera y compitiendo con series de renombre consigue tan buenos datos.

Mis palabras emergen desde la rabia más profunda del maltraro, por parte de a quién corresponda, de una serie que parece que ha ido creándose sobre la marcha con parches que no salvaban los errores del pasado. La llegada de actores como Maria Casal o Amparo Valle no ha tenido ningún sentido, o mejor dicho, no se ha sabido incorporarlas con sentido. Ahora, el regreso de Adrià Collado me quita las pocas ganas de seguir La que se avecina que me quedaron al ver la última temporada de la serie. Aquí no hay quien viva obtuvo su final por la misma razón que ahora parece que vuelve a repetirse en Telecinco. La llegada de Antonia San Juan o Cristina Castaño sirvió de aire fresco que sopló personajes que suponían un lastre para la serie. Estas incorporaciones supone volver a lo de antes, a aquello que no funcionó demasiado bien y que cargó a la serie de tramas difíciles de digerir. Espero que, en la nueva temporada, se sepan gestionar bien los cambios y se cuide al gran elenco que la forma. De no ser así, intuyo un nuevo anuncio de termitas en el edificio.

 

¿GIRA LA NORIA?                                                                                     17.11.2011

La Noria (Telecinco) se queda sin anunciantes tras la entrevista a la madre del Cuco, implicado en el asesinato de  Marta del Castillo.

Uno de los programas estrella de la cadena de Mediaset, La Noria, ha perdido por el momento todos sus anunciantes. Lo que pareció una sumisión de algunas marcas ante la crítica de los usuarios ‘anónimos’ de las redes sociales se ha convertido en norma a cumplir por todas y cada una de las empresas que buscaban su hueco en la noche de los sábados.

Todo ocurrió con la entrevista a la madre del Cuco, implicado en el asesinato de la joven, Marta del Castillo. Si pasamos a un análisis frío, la Noria comete tres errores: el primero, solicitar una entrevista con esta mujer. Dada la situación actual del caso, la señora en cuestión, no iba a contar nada nuevo, es más, iba a lavar la imagen de su hijo. Poco más podía hacer. ¿Creíamos que iba a confesar algo que daría la vuelta a dicho caso? Si es así, craso error. Esto es posiblemente lo que menos perdone el espectador o el usuario ‘anónimo’. El segundo error es aceptar el chantaje de Rosalía García, que así se llama la señora. García había pactado la entrevista una semana antes de cuando fue realizada finalmente. Pero, el abogado se puso en contacto con la cadena, con un escusa absurda con la que venía a decir que la entrevista había caído. En ese momento, el equipo de producción de La Noria decide concertar una reunión con abogado y señora para estudiar más a fondo el repentino cambio. En dicho encuentro, el letrado, aleccionado por Rosalía, expone que la entrevista puederealizarse siempre que: no se enfoque el rostro de la señora Rosalía García y que no se cuente a la audiencia que iba a embolsarse cerca de 10 mil euros. En ese instante, La Noria da el apretón de manos al segundo error. Aceptar un chantaje de abogado y señora para conseguir una entrevista que daría que hablar. Aunque no cómo ellos esperaban. El tercer error es inherente a La Noria. El último problema es que este programa pertenece a Telecinco, cadena odiada por todos esos usuarios ‘anónimos’ que desde sus nicks impersonales y sus teclados de falsa valentía atacan sin piedad lo que se les ponga por delante.

Otra parte del conflicto a analizar es la posición de los anunciantes. No cabe duda que las marcas que han decidido retirar su publicidad de los descansos de La Noria han sido obligadas -de manera indirecta- por todos esos usuarios ‘anónimos’ que, en pro de no se qué, se creyeron con la autoridad de lanzar quejidos al viento mostrando su absoluto rechazo e incomprensión hacia todas esas marcas que habían decidido publicitarse. Estas, en un alarde de personalidad destacable, con más miedo a las pérdidas que a una reflexión, volaron de un plumazo los anuncios. Pero esto tenía un por qué. Durante semanas, los medios de comunicación, los viandantes, los usuarios ‘anónimos’ y hasta Rita la Cantaora han puesto en sus bocas esas marcas. A la de tres, publicidad gratuita. Se han ahorrado el dinero que iban a invertir en los descansos de La Noria, gracias a todos esos usuarios ‘anónimos’. La jugada ha sido redonda.

Jordi González, conductor del cuestionadísimo programa, dio explicaciones echando balones fuera y acusando, cual párvulo moqueante, a otras cadenas de haber entrevistado a Rosalía García, madre del Cuco, en las mísmas condiciones. Su dedo acusador fue a parar a Antena 3 y Las mañanas de Cuatro, todavía bajo la batuta de Concha García Campoy. Días después, Campoy, ahora en Telecinco, desmentía haber pagado a la madre del Cuco por la entrevista que en su día realizó. ¿Quién miente entonces? ¿Podría Concha García Campoy mentir sabiendo que podría ser demostrado? Evidentemente, Jordi González en un ataque de rabia dirigió su dedo acusador hacia el destino equivocado. En el caso de que Antena 3 hubiese entrevistado a la señora en cuestión -dado que no desmintieron la acusación de Jordi González-, ¿por qué no se le atacó de igual manera? Bien, ¿recuerdan los tres errores que cometió La Noria? Vayan al tercero. Antena 3 no es Telecinco. La animadversión es infinitamente inferior. Caso cerrado.

Con todo este análisis, quizás un poco extenso, quizás un poco osado por mi parte, vengo a decir, que se ha exagerado la situación. La Noria no hizo bien en llevar a la señora a plató porque no iba a contar nada, y además iba a reembolsarse 10 mil euros. La rabia que se le tenga o no a Telecinco es caso aparte y quizás tempestades sembradas por la cadena. Dudo que Mediaset decida retirar La Noria, pero bien es cierto que, ¿cómo va a sustentarse? Telecinco nunca ha tenido problemas para eliminar los programas que no funcionan; pero esto es diferente, aquí hablamos de humillación pública. De aceptar que se ha cometido un error gravísimo, a tenor de las reacciones, y eso, al ego exacerbado de la cadena duele en lo más profundo.

Lo que extraemos de esto es que los usuarios ejercen una ‘violencia’ oculta tras un nombre irreal, que La Noria, y por ende Telecinco, deben estudiar mejor los casos y sus consecuencias y que los anunciantes deberían de echarle menos morro y no aprovecharse de situaciones como esta. Lo que pase en unas semanas, se verá.

 

¿QUÉ ME REPROCHAS?                                                                             08.07.2011

Bochornoso espectáculo el de anoche en la gala de Supervivientes. El conductor de esta nueva edición, Jorge Javier Vázquez, se enzarzó en una discusión con la siempre polémica, Aída Nizar. EL resultado fue un ir y venir de descalificaciones disfrazadas que acabaron en un rotundo “hija de puta” por el omnipresente JJVázquez.

Todo ocurrió a raíz de una conversación en la que Aida Nízar charlaba con Rosa Benito sobre su cuñado Ortega Cano; quien, recordemos, sufrió un accidente con el coche que le dejó al borde de la muerte y en cuyo suceso hubo como resultado una víctima mortal. Pues bien, la insaciable Nízar planteó a Benito preguntas del tipo: “¿Si Ortega muriese con quién se quedarían esos hijos?” o “¿Dónde le gustaría a Ortega Cano ser enterrado?” Todas estas cuestiones, no podemos olvidar, que se le planteaban a una Rosa Benito ajena a todo lo ocurrido con el marido de “La más grande” ya que por razones que no vienen al caso, no ha sido informada. No podemos negar que la conversación solo puede ser provocada, alentada y avivada por una mente tan perversa como la de Aída Nizar quien hace unos años decía a un minusválido: ..:”Dios da a cada uno lo que se merece”. Pero, ¿fueron apropiadas las formas en las que Jorge Javier se dirigió a la ex gran hermana? En mi modestísima opinión, no. El presentador ejerció su papel con una tiranía que se derrumbaba en el momento en el que el concurso seguía alimentándose de Nízar sin ser expulsada. Además, como bien explicó Aída, ¿por qué, si la conversación era tan malévola, se mostraba a los espectadores? JJ se defendió diciendo que no se podía mostrar toda la conversación ya que había partes de una maldad suprema.

JJ Vázquez, lejos de moderar y capear el vendaval con elegancia, algo que debería haber hecho al ser “un gran comunicador”, llegó a proferir una serie de insultos a Aída del estilo: “no pienso seguir hablando con una enferma” o “si pudiese te llamaría cosas peores como lo que empieza por h y acaba por puta”. Todo esto con Maria Ángeles, madre de la gran hermana, expectante desde el mismo plató. Pero no contento con rozar esos tintes pésimos vistos también en la conversación Nizar-Benito, no dudó en mofarse de los lloros de una madre que estaba viendo como su hija era humillada ante 4 millones de espectadores y, recordemos, era llamada “puta”.

El resultado de la gala de anoche fue una espectáculo circense de baja estofa protagonizado por payasos sin escrúpulos donde cualquier ética y respeto a los espectadores brillaba por su ausencia. La actitud de Nízar no podía sorprender a nadie con su currículum, además fue aprovechada por el programa para sumarse a un juego que les ha llevado a registrar el mejor dato de audiencia de la edición. Nadie puede echar en cara nada a nadie. Ni Nizar puede asombrarse de la reacción de la organización con su actitud ni JJ puede reprochar a Aída su conversación. ¿Quizás Al Bano no sufre cuando se especula, sin prueba alguna, con la muerte o no muerte de Ylenia? ¿A cuántos hombres y mujeres ha querido sacar del “armario” algunos programas presentados por Vázquez? Hagamos memoria, unos meses después de la muerte de La Jurado, en Aquí hay Tomate, Ortega Cano volvía a los ruedos y era revolcado por un toro. El rótulo: “El maestro cada vez más cerca de la más grande”. Señor JJ, ¿este titular no dañaba a la familia del diestro? ¿se rasgó usted las vestiduras con los responsables de dicho titular? No hay más preguntas.

La actitud de Aída fue totalmente reprobable, pero ella no hizo nada que durante años no hubiese hecho, aunque por entregas, aquel programa de sobremesa presentado por el ínclito Jorge Javier Vázquez. Si realmente la organización estuviese tan disgustada, abochornada y avergonzada de las palabras de Nízar, ¿por qué sigue dentro del concurso? ¿Un share vale más que la dignidad y el respeto a una familia?

 

UNOS PIRATAS, BUENAGENTE Y ¿LOS QUIÉN?                       12.06.2011

Lo que se veía venir, finalmente ha sucedido. Telecinco anuncia que retirará antes de tiempo la serie Piratas. La ficción que empezó con un holgado 17% de share, ha ido cayendo hasta el 10%. Según afirmaba Vasile hace unas semanas: “ha sido una sorpresa. Esperábamos que alcanzase al menos el 15%”. Parece ser, que los únicos que no preveían el fracaso de Piratas era la cúpula de la cadena de Mediaset. Tenía ingredientes para este esperado final.

Uno de los puntos débiles de serie era sin duda su reparto, y entre ellos una inexpertaPilar Rubio. Tras el batacazo de Operación Triunfo, Telecinco pensaba que poner una chica de los atributos de la Rubio iba a conseguir reunir a millones de personas ante el televisor en la noche de su emisión, pero olvidaban la aversión que gran parte de la audiencia siente por la presentadora. Y es que,  muchos espectadores nunca perdonaron la salida de Pilar Rubio de Sé Lo Que Hicistéis a la cadena directamente rival. Recordemos, que en el periodo de vacaciones de Patricia Conde, en el programa extinto de La Sexta, Pilar Rubio se encargaba de la sustitución. La habilidades eran las mismas, e incluso peores de la que hemos podido ver en el reality musical, OT. En aquellos momentos, nadie criticaba a la Rubio, estaba dentro de ese equipo que impartía justicia televisiva, pero cuando dio la “patada” a SLQHpara mudarse a Telecinco, las críticas, algunas agresivas, comenzaron a caer sobre ella.

Aún así, la serie de Telecinco intentó sacarle partido a la presentadora. Recordemos aquella imagen bañándose en el lago, despojada de cualquier atuendo que le tapase su contorneado cuerpo que, por cierto, dejó de ser considerado el más sexy tras salir del SéLo…. Ni entrevistas, ni cortinillas promocionales, ni reportajes han podido conseguir atrapar a la audiencia. Considero injusto el trato que ha recibido la presentadora pero también está en el teclado de cada persona mostrar su disconformidad con el trabajo realizado.  ¿Habría recibido las mismas críticas si la serie hubiese estado situada en La Sexta? Nunca lo sabremos porque 600 mil euros, que era lo que valía cada capítulo, no se invierten a la ligera con un material como el que se tenía.

Otros estrenos de esta última temporada han sido Los Quién y BuenAgente. La primera está registrando datos de audiencia muy discretos. Pese a tener un elenco brillante, la serie parece que no termina de enganchar. Producida por Nacho G. Velilla (7 vidas o Aída), Los Quién ofrece únicamente una gran interpretación. Los guiones no dejan de ser más de lo mismo, con chistes cogidos por pinzas que en manos de actores inexpertos caerían en el pozo de la mueca desconcertante. Lo más llamativo de las conversaciones entre los personajes son las referencia al presente; cómo se veía a algunos de los artistas de la época en el futuro. El resto, más de lo mismo y mucho de nada. Siento escribir estas palabras sobre un equipo que tan buenos momentos me ofreció con 7 vidas pero las expectativas depositadas se han desmoronado en cada capítulo.

No sucede lo mismo con BuenAgente. La serie de La Sexta cuenta también con actores de excepción. Las tramas están fantásticamente hiladas y, aunque la serie no suponga algo trasgresor, son 50 minutos de entretenimiento donde su eficacia reside en la interpretación y en la estructura de cada capítulo. Los guiones no lanzan chistes a cada minuto; es una serie coral, de entretenimiento más que de pura diversión. De entre el extraordinario reparto, siento la necesidad de destacar dos casos que me atraen por cosas diferentes. La actriz Carmen Ruiz, Oli en la serie, muestra una faceta divertida, aniñada, a veces inmadura pero con un gran corazón. La facilidad para emocionarse de Carmen Ruiz o de sacar una carcajada con un gesto a tiempo es más que reseñable. Otra de las actrices, que en este caso me sorprendió, es Patricia Montero. Después del odioso personaje de Be, en la serie de Telecinco Yo Soy Bea, encarna a Ana; una chica que le gusta mucho tontear con hombres. En este caso, hemos descubierto a una actriz que pensábamos haberla encasillado en su papel de niña tonta en Yo Soy Bea, pero que ha demostrado tener gran versatilidad y habilidad para separar aquella Be de esta Ana.

Tres series muy distintas que han conseguido datos muy cambiantes. Para La Sexta,BuenAgente está siendo un regalo; para Antena 3, Los Quien es una lucha diaria; y para Telecinco, Piratas ha sido el mayor fracaso desde Operación Triunfo.

OPERACIÓN RETIRADA                                         16.02.2011

Ayer a la noche, en un breve comunicado se daba la noticias de que Operación Triunfo tendría su última gala el próximo domingo 20. Un final repentino, previsible pero impensable que se llevase a cabo dada la trayectoria del concurso.

Es cierto que ahora mismo, Telecinco, en su combate enfervorecido con Antena 3 y la situación imperialista que está viviendo, no puede permitirse el tener un programa de tanto coste para tan pocas ganancias. La gala 0 de esta última edición rozó el 18% de share, unas buenas cifras que, sin embargo, han ido descendiendo hasta el mínimo histórico del concurso, un 12%.

Durante las promociones previas al comienzo de la nueva andadura del programa se vendía una nueva imagen. Una reforma de aquel Operación Triunfo de pandereta y morbo que había dirigido Ángel Llácer por una edición donde la disciplina, el buen trabajo y el esfuerzo debían ser los factores primordiales para seguir en la Academia. Este brusco final, estas audiencias tan catastróficas no son problema al completo de esos cambios, todo viene dado por: un cúmulo de problemas, de comentarios, de dimes y diretes, de una escuela donde importaba más lo que decía aquel señor “doctorado” de las gafas que lo que los concursantes gritaban (o cantaban, en la mejor de las ocasiones) sobre un escenario.

Seguramente, muchos de esos espectadores que disfrutaban con los insultos de complejo de inferioridad del señor Mejide son los que han abandonado como audiencia. Pero no solamente por eso, quizás otro de los motivos del descalabro ha sido las pocas aptitudes de Pilar Rubio ante semejante reality sobre el que ya advirtió Jesús Vázquez, su predecesor, que no era tarea fácil. Suma y sigue. La idas y venidas en el jurado ha demostrado un caos en la estructura interna del programa. El espectador es un animal de costumbres. Cuando comenzábamos a hacernos con un miembro del jurado era sustituido a la semana siguiente por otro que misteriosamente sería eliminado una gala después. De entre el jurado fijo de esta edición, mi decepción personal viene por Eva Perales. La “sargento” Perales parecía en ocasiones adormilada y sin fuerza para decirles realmente su opinión a los “triunfitos”, siempre más educada que aquel señor con gafas. Nina fue considerada como la piedra angular de esta edición; el motor que iba a hacer funcionar un engranaje excesivamente oxidado pero donde no pensaron que ese fichaje no iba a provocar un aumento de los seguidores; aunque sí mejoraría la calidad de los “triunfitos”.

Además de todos esos factores negativos, nos enfrentabamos a un reality agotado. Las cosas, y más este tipo de programas que han ido sufriendo batacazos a lo largo de la historia, necesitan oxigenarse y recuperarse al cabo de unos años con el éxito que se merece. Si alguien sale perdiendo aquí no es el señor Vasile, ni la Galera, ni tan si quiera Pilar Rubio; las víctimas, indiscutiblemente, son esos alumnos que entraron con ilusión y salen como juguetes rotos a los que se les ha creado unas expectativas que no van a gozar de trampolín.

En fin, un programa agotado. Empezó en el 2001 con un boom impresionante y ha terminado falleciendo a la quinta gala matando, en cierta manera, la reputación que había podido conseguir el concurso. Una dirección pésima de la octava edición que ha caminado por senderos improvisados, con repescas y novedades geno-cidas avocadas a un triste final.

FELIPE Y LETIZIA, LA VIDA IRREAL                26.10.2010

Ayer llegaba a su fin la mini serie “Felipe y Letizia” donde se narraba la llegada de Letizia a la Familia Real y, por tanto, su romance con el Príncipe, supuestamente.

Los dos capítulos han cosechado tanto malas como buenas críticas. Si provienen de Telecinco (cadena que ubicaba la serie) todo ha sido maravilloso, con una audiencia que superaba con creces la de Antena 3 (Hispania) y con un resultado en cuanto a críticas, increíble. Por otro lado, algunos periódicos como El Mundo o Público recogen frases que los espectadores fueron colocando en Twitter o Facebook durante el transcurso de la serie. Burlas como: “Me llena de orgullo y satisfacción hacer mis compras en Decathlon” -en alusión a la imagen de Puigcorbé con el chandal-.

La parte que más críticas ha recibido es la de los personajes encarnados por Marisa Paredes y Juanjo Puiscorbé como Reina Sofía y Rey Don Juan Carlos. El personaje del Rey adquiría un matiz cómico, iluso, aniñado y, en ocasiones, despistado que podría considerarse como una ridiculización del Monarca. La Reina, sin embargo, usaba un acento afrancesado que penduleaba inconstante sobre palabras según viniese bien fonéticamente o no. El dar vida a dos personas tan reconocidas por todos supone un problema para cualquier actor que se atreva a ponerse en la piel de ellos.

Por otra parte, los protagonistas del culebrón, Felipe y Letizia (Fernando Gil y Amaia Salamanca) salen mejor parados ya que a la hora de la comparación el peso en la sociedad no es igual al de los Reyes. Letizia aparece como una mujer aturdida por los acontecimientos, enamorada y sufridora por enfrentarse a un nuevo estatus al que no se le abren las puertas de par en par desde un principio. El Príncipe, por otro lado, aparece cual hidalgo caballero luchando por su amada y capaz de renunciar a la Corona por amor. Estos dos actores realizan un papel correcto, en ocasiones, faltos de fuerza y, en otras, excesivamente ñoños.

Si alguien tiene la culpa de que esta mini serie no sea lo esperado es Joaquín Oristell, director del mini film. En comparación con los biopics vistos hasta el momento (La Duquesa, Alfonso el Príncipe maldito…) esta serie carece de toda calidad audiovisual. La fotografía deja mucho que desear, resulta simple y recurrente, el etalonaje prácticamente inexistente, guiones simplones para llegar rápido y sin más detalle al meollo (monárquico) de la cuestión. Si los actores actúan de una manera indebida o no demasiado acertada tiene un responsable, el Director; porque de lo que no cabe duda es de que tanto Paredes como Puigcorbé son unos excelentes actores.

Recuerdo una de las escenas finales de la segunda parte de la maltrecha mini serie en la que Felipe habla por última vez con Don Juan Carlos para pedir disculpas por sus modos y convencerle de que Letizia debe ser aceptada. La reacción del Rey es bajarse del coche, dar vueltas alrededor durante unos segundos y como un niño atontado entrar de nuevo para comunicarle al Principe que Letizia puede quedarse. Una escena absurda, mal dirigida, mal escrita y con mal resultado.

Por tanto, si alguien es culpable de que esta serie haya sido un mal trabajo es el equipo técnico que, buscando más explotar la historia y lo que suponía, ha hecho un trabajo pobre, simplón y donde más que la Familia Real parecían los Roper.

LAS PIEDRAS DE LA CORONA                          03.08.2010

Hace casi una semana del estreno de Las Joyas de la Corona. 12 piedras, concursantes salvando las metáforas, se enfrentarán a unas semanas de protocolo, buenos modales y elegancia ante el público. La lástima es que algunos de ellos se lo han tomado como un Gran Hermano glamuroso.

El personaje por excelencia de la edición, quién sabe si primera y última, de Las Joyas es Lara. Una madrileña de 22 años, choni hasta decir basta, arrabalera por todos los lados, con estilismo Winehouse y con una risa que pondría histérico a la persona más zen que habite la tierra. Durante una clase de absurdo protocolo ante la Casa Real o el Papa, y no digo absurdo por la enseñanza en sí sino por el hecho de ser esto la primera clase de presentación, la irritante joven se tomó a cachondeo las nociones sin el más mínimo interés por lo que allí se estaba explicando. Existen otros como el  carpintero navarro al que ya le cayeron diferentes reprimendas por su actitud en la mesa para con sus compañeros. Más humilde que el personaje anterior no deja de ser una de las piezas fundamentales de estas 12 piedras difícil de pulir. Seguidamente se une a este Gran Hermano Deluxe un aspirante a guapo llamado Iván, narcisista hasta decir basta e incomprensiblemente creído. Otro de los concursantes (barra) alumnos destacable es Pepe Complementos. Uno de esos metrosexuales excesivamente excesivos, depilado hasta el esfinter más cercano a lo hortera que a la elegancia moderna. Quizás la que más merecería el premio sería la concursante Azahara. Una madre coraje que decidió presentarse al concurso por adoctrinar posteriormente con las enseñanzas recibidas a su pequeña hija. Una de las únicas que parece interesarse por todo lo que allí se les enseña, que disfruta y se emociona con cada viaje soñado y que sin duda merece el premio final.

De entre los profesores, un Rafa Méndez del glamour, Nacho Montes, quien ya empieza a acuñar diferentes frases que quedarán en la historia del concurso. Ejerce el papel de borde en la escuela, suponemos que con una preparación previa del personaje al más puro estilo Stanislavski. Bárbara de Senillosa es mi apuesta. La conocimos ya en Operación Triunfo y destacó por su sencillez en las explicaciones, por su divertida forma de la enseñanza y por su naturalidad ante cualquier clase. La que dirige el cotarro en la academia es la reina de la bisuta, Carmen Lomana. Pese a que durante la gala pasó totalmente desapercibida, encajada en un sofá glamuroso a penas articulo palabra en toda la noche. Eso sí, ella se encarga de llevarse a los niños a superfiestas VIPS, donde solo la creme de la creme puede acceder y ella como buena directora y madre postiza de los alumnos los conduce por esos mundos de trastienda glamurosa. Pese a todo ello, es una “rubia pija”, como le llamaron algunos de sus alumnos, cercana al público y no como su archienemiga Nati “yoquieraatodoelmundo”Abascal.

Un programa veraniego que no fue del todo mal de audiencia y que posiblemente no tenga una segunda parte. Aún así seguiremos divirtiéndonos con este programa lleno de humor VIP.

SARA CARBONERO, FEMME FATALE        21.06.2010

Estamos en pleno Mundial. He de confesar que no lo estoy siguiendo. Lo sé soy un hereje, me merezco el destierro. No soy un buen español. Supongo que ahora debería estar con mis latidos al borde del campo, vibrando en cada penalti, sobresaltado en cada llegada a la meta, gritando hasta quedar afónico los nombres de cada uno de los miembros de nuestra selección. Lo siento tampoco me los sé.

No voy a caer en el populismo de mercadillo “todo a un euro” diciendo que el Mundial no es nada importante comparable con la crisis que planea sobre nuestras cabezas, sobre el paro que invade nuestras calles o sobre una reforma laboral que camina por un hilo muy fino a punto de quebrar. No lo haré. Quizás porque la culpable de nuestra crisis, de la hambruna universal, o de que Daniel Diges cayera en Eurovisión está en Sudáfrica. Sara Carbonero lleva meses urdiendo una estrategia para traer el mal al mundo, ya se sobrepasó con “el pequeñito” y ahora intenta destrozar nuestra victoria en el Mundial. Bajo esa belleza envidiable, esos ojos en los que uno podría perderse y esa boca carnosa que solo Casillas disfruta, se esconde una femme fatale que intenta destrozar los sueños de todo español en este Mundial 2010. Que no lo digo yo, que lo dijo el Mundo en su día y lo apoyan otros medios tras la última derrota de la roja en el Mundial.

Esperen, quizás estos medios se equivocan. ¿Y si Sara Carbonero sólo ha ido a informar?¿y si la periodista lo único que quiere es hacer bien su trabajo?¿y si los jugadores a penas tienen contacto con ella y toda esta trama contra la periodista es una manera de echar la culpa a alguien en caso de que nuestra selección pierda antes de lo previsto? No, pero no creo que los medios de comunicación que ahora culpan a Sara Carbonero de nuestra primera derrota jueguen con la profesionalidad de una persona, que sean tan cobardes que por vender la piel del oso antes de cazarla le cuelguen el San Benito a una mujer tan sólo porque mantenga una relación con el portero de la Selección. Es una locura de patio de colegio culpar a Carbonero sólo por no quedar mal por el fracaso previsible de la Roja.

LA QUE SE AVECINA                          26.05.2010

No me podía esperar. Después de un mes promocionándose al paso de cada publicidad, por fin, Telecinco, se dignaba a colocar en fecha y hora concreta la nueva temporada de La que se avecina (hoy a las 22 h). Pero como lo de internet es la nueva vía promocional y el futuro de cualquier proyecto televisivo que quiera optar a unos picos de audiencia, en la web, mediante un mensajito, podías acceder en primicia al primer capítulo de la cuarta temporada de la alocada serie vecinal.

Toda la historia que transcurrió a lo largo de la tercera temporada de la serie y que quedó en stand by con el especial de Nochevieja sigue, como si no hubiese pasado tiempo, en la cuarta temporada. Si recordamos el último capitulo, dado el 31 de diciembre, Berta (la Rancia) había decidido seguir los caminos del Señor y así la vemos en estos inicios. Metida a monja de clausura por lo que su marido Antonio (el Rancio) intentará, por activa y por pasiva, sacar a Berta del convento y llevarla de vuelta a casa… <<lleva varios días comiendo fatal>. Coque, amante de Berta y fiel empleado de Antonio (presidente de la comunidad y mayorista, ¡no limpia pescado!) sigue enamorado hasta las trancas de Berta. Ella intenta hacerle comprender al emporrado conserje que su historia debe terminar porque ella se debe a su marido, por la gracia de Dios. Mientras tanto, Enrique (delfín de Antonio y frustrado presidente de la comunidad) se encuentra en mitad del embrollo. Ayudará a Antonio y Coque a sacar a Berta del convento por hacerse, por trueque, con la presidencia de Montepinar.

Por otro piso, Estela Reynolds (personaje encarnado por Antonia San Juan) sigue haciendo la vida imposible a Lola (hija de la actriz) y Javi (yerno mojón de la vedette). Ambos desean copular (hacer el amor, para los finos romanticones) ya que hace tiempo que no tienen encuentros sexuales, más o menos desde que Estela Reynolds llegó a la casa de ambos a pasar unos diítas. Cuando Lola decide sumergirse entre las sábanas para saciar su apetito sexual, Estela Reynolds aparece para contarles nosequé cosas de la vida. La solución es tenerla distraída. Sacarla de casa para que ellos puedan consumar. A Lola se le ocurre la idea de regalarle un chihuahua lo que la tendría paseándo al perro unas tres veces al día, por tanto, problema solucionado. Pero olvidábamos un pequeño e insignificante dato, Estela no es del todo trabajadora y tener un yerno huevón facilita las tareas. Esto llevará a Goya, madre de Javi y suegra de Lola, a querer hacerse con el chihuahua para, supuestamente, hacer un favor a Javi. Mientras tanto, Lola, se vengará de sus amigas (Judith y Raquel) ligándose al chico que les gusta por acusarla de poco atractiva. Un lío que desembocará en una disputa entre las amigas criticonas de Lola y las familias de la pareja (Estela, Goya y Vicente). Esta situación divertirá mucho a la vedette por su animadversión hacia Javi por lo que <<se le hará el chichi Pepsi-cola>>.

Los Cuquis, siguen en guerra. Amador encuentra finalmente un empleo pero mentirá a Mayte (La Cuqui) para que ésta no pueda sacarle la pensión por los niños que tienen en común. 1.100 euros que debería repartir entre Leo (por los 50 mil euros que le dejó en su día) y los 700 euros que le pide Mayte.

Un comienzo en el que se intenta retomar las historias mantenidas en la anterior y exitosa temporada. Por el momento, no se habló del famoso moroso que tantos quebraderos de cabeza trajo a los vecinos en la tercera temporada. Esta serie ha ido in crescendo. Se nos presentó con una primera temporada fría, larga y parcialmente aburrida. Las tramas no tenían chispa, los personajes no estaban marcados y sacados de sí lo que restaba encanto a la serie y la sumía en una normalidad pasiva. Los datos de audiencia tampoco acompañaban. Se planteó incluso dar el cierre a la serie ya que la sombra de Aquí no hay quien viva era más larga de lo que se pensaba. Con la segunda temporada, supongo que usada de prueba para tomar la decisión de borrarla de la programación o mantenerla, remontó en calidad. Los personajes comenzaban a dibujarse. Los argumentos comenzaban a coger fondo y el humor comenzaba a perfilarse. Se convirtió en una temporada entretenida, a veces bastante divertida pero que todavía no acababa de remontar ni de deshacerse del todo de su sombra. Los Rancio (Recio) tomaban la delantera en cuanto a los mejores personajes aunque los Cuquis no se quedaban atrás. Entran nuevos personajes, la magnífica Nines y otra muchacha que fue tan desacertada que ni siquiera recuerdo el nombre. Pero siguen en ella personajes lastres que no dejan evolucionar la serie ya que sus asuntos suponen un aburrimiento soporífero (Adriá Collado, Elio González o Guillermo Ortega) quienes finalmente abandonaron. En la tercera parte de la serie, todos estos actores desaparecen para dejar paso a la histriónica y extraña, pero entrañable, Cristina Castaño. Psicóloga que no trabaja sin cita previa, que formará minipandi con Lola, Nines y Raquel. Y, sin duda, el alma de la serie, la que llegó, vio e hizo vencer: Estela Reynolds. Antonia San Juan interpreta con maestría a una actriz fracasada llena de anécdotas surrealistas que llevará a todo el edificio a la locura poniendo motes a diestro y siniestro adquiriendo un tono lastimero para sus recompensas personales.

Una serie que sin duda depara grandes momentos, que se ha convertido un juego fresco, divertido y que no tiene nada que envidiar, actualmente, a su predecesora Aquí no hay quien viva.

MÁS QUE BAILE                            1.05.2010

Encontronazo en ¡Mas que Baile! Todo empezó con una declaración de la Esteban en la que primeramente dedicaba el baile a su padre y seguidamente echaba en cara al jurado su actitud en la gala de la anterior semana en la que, al parecer, habían halagado y mostrado sus preferencias sobre los bailarines del concurso descartando de inmediato a otros como la reina de la bisuta (Carmen Lomana) 0 la de San Blas. De muy buenas maneras, y bastante nerviosa, Belén mostró su desacuerdo que, según parecía, no iba a trascender de una mera discusión. Equivocaditos estábamos. Cuando decidieron poner fin a un sinsentido de acusaciones, Víctor Ullate empezó su valoración sobre la actuación de la noche de la Esteban con un “no se qué decirte porque no se cómo te lo estás tomando”… ¿Qué le has dicho? La princesa del pueblo, con permiso de Doña Letizia, no se tomó a bien aquellas palabras y su ira fue en aumento. Tras el argumento inacabado de Ullate fue a la carga Aída Gómez quien con más rabia que su compañero echo en cara a la de San Blas que > Aquello ya se convirtió en algo personal para Belén quien no está acostumbrada a perder ni que a gente, que no provenga de Ambiciones, la ataque de esa manera. Ambas ya tuvieron un encontronazo hace unas semanas con un bostezo propio del león de la Metro para la que, según Aída, eso mostraba una actitud pasota en las clases y para ella habría sido motivo de expulsión.

La Estaban estaba fuera de sí, alucinada por el rechazo del jurado y del público, quienes, supuestamente, la abuchearon por la escenita. Para colmo, el paradigma de la calma en ese jurado, Joana Subirana, echó más leña al fuego mostrándose del lado de sus compañeros. Belén, apunto de derrumbarse, dejó entrever que aquella noche iba a ser la última que pisaría el escenario de ¡MQB! a lo que Boris, entre gritos y aspavientos, la intentó convencer, haciéndolo también de forma indirecta a los demás miembros del jurado, que aquella situación había sido un momentaso televisivo increíble y que eso sólo podía aportarlo la Esteban y por tanto, había que celebrarlo.

Al final de la noche, cuando se desvela el resultado de lo que la gente desde sus casas había decido, la Esteban, al descubrir que no estaba en zona de peligro se dirigió al jurado y les toreo cual torero que una vez ocupó su vida a lo que Aída Gómez respondió con un saludo de bailarina.

Un día después, acompañada de sus colegas del Sálvame, opinaron sobre la actuación del jurado, atacando a Aída en particular, con acusaciones sacadas de la manga, invenciones que con el video tuvieron que rectificar y tertulia que sirvió para que la Esteban aclarase que finalmente, y tras meditarlo mucho, iba a continuar en el programa. Evidentemente, Izaguirre tenía razón y aquello supuso un atractivo mediático al que Pilar Rubio no supo poner fin.

SI NO QUIERES POLVO…                                23.12.2009

La Sexta al final solo va a poder emitir imágenes propias y videos caseros porque a este paso… Ahora, Telemadrid se une a Telecinco y Cuatro para que la cadena de Emilio Aragón no pueda emitir imágenes de los programas de estas. Doña Esperanza Aguirre, la guerrera por excelencia de la política española, acusó a El Intermedio y más directamente a Wyoming de propiciar la paliza que unos descerebrados propinaron a Hermann Tertsch. Todo vino porque en una de las entregas de su Diario de noche, el periodista aseguró que con sus propias manos mataría a los miembros de Al Qaeda que tienen prisioneros a algunos españoles. El Intermedio, con el humor ácido que le caracteriza, realizó varios montajes en los que a Hermann Tertsch se le oía decir que mataría a niños, a pacifistas… La broma no era de buen gusto. Quizás al Intermedio se le fue la mano tanto como a Tertsch con sus declaraciones. Wyoming ha tenido que defenderse de las acusaciones de Esperanza Aguirre diciendo que él únicamente conduce el programa que no sabe el contenido de los videos que se lanzan durante el directo. Pero la excusa no es esa, lo descabellado es llegar a pensar que ese montaje impulsó la paliza al periodista de Telemadrid. Seguramente, el enajenado que golpeó a Tertsch ya tendría sus motivos rumiados desde el sofá de casa, o quizás ni si quiera sabía a quien golpeaba. Lo cierto es que el conductor de Diario de la Noche, ha querido desvincular por completo el altercado del desafortunado montaje creado por el programa de La Sexta. Declaración que honra al periodista.

Lógicamente, lo vertido pero Tertsch sobre Al Qaeda era totalmente amoral, tan denunciable como el montaje de El Intermedio. Seguramente, si el de Telemadrid tuviese delante a los miembros que han secuestrado a los  cooperantes españoles en el Magreb ni por asomo se atrevería a coger un arma y liquidarlos a todos. Por el mismo motivo, podría hacerlo con los piratas somalíes y demás secuestradores. La justicia, aunque extremadamente lenta, se ha creado para ajusticiar de una forma lícita a todos los que como Terstch quieren tomarse la ley por su mano. No es comprensible que andemos pegando tiros a todo aquel que nos molesta porque si no esto sería una matanza de un calibre inconmensurable.

Con toda la polémica suscitada por el caso Herstch- Intermedio, Telemadrid ha prohibido a La Sexta emitir imágenes de la cadena pública madrileña. Símbolo de cobardía y de una medida poco razonable ya que todo aquello que en programas de zapping aparece es porque es digno de mención ya sea por un sentido cómico, preocupante o denunciable. Cómo dice aquel, si no quieres polvo no vayas a la era. Es decir, que si te preocupa que otras cadenas destaquen fragmentos de tu programación por merecedores de denuncia preocúpate de que no lo sea.

SORPRESAS TE DA LA TELE                                   31.08.2009

Esta noche, con exquisita puntualidad, daba comienzo la cuarta temporada del Hormiguero. Guardaba, desde que se anunció el regreso, una gran inquietud ante las novedades que se anunciaban. 21:30 de la noche, el Hormiguero arranca motores, curiosamente la cabecera que da pie al programa es la misma de la temporada pasada. Pero, no pasa nada. La entradilla es tan elaborada que se les permite esa no modernización. Abrimos plano y aparece él, Pablo Motos. Yo observo el plató, buscando un cambio. Cuando se estrena la nueva temporada de un programa me gusta apreciar modificaciones, tanto físicas como en el contenido. Es esencial mostrar al público un aire renovado, invitarle a comprobar que se viene con frescura y cosas diferentes a la vista. Pero en esta nueva temporada cambios físicos habían pocos. Empieza el monólogo del valenciano de la peor y más fracasada forma de comenzar el primer desembuche de chistes de la cuarta temporada, los primeros minutos de una larga emisión. El chascarrillo, grosero, desafortunado, irrespetuoso y falto de gracia decía algo así: “…Volvemos de las vacaciones, bueno, excepto Michael Jackson…” En el plató se hace un silencio de segundos, él mismo se da cuenta de que la broma era nefasta, fácil y absurda. Le siguen risas forzadas, de 4, a 20 y en aumento. Por aquello de no quedar mal en la tele. Mal comienzo para algo tan esperado, al menos por mí y no porque me considere fan del programa y del grupo que lo forma si no porque simplemente me entretiene. Sigue el insufrible monólogo y algo raro percibo en él. ¿Más pelo? ¿Tiene los ojos más chicos? ¡Se ha blanqueado los dientes! Bueno, blanquear… digamos que en este primer programa no necesitaron focos… Tras el pertinente y ruinoso recitado, nos propone asistir a una presentación del grupo que trabaja en dicho programa. Colchón a colchón iban cayendo, haciéndonos creer que todo formaba parte de un efecto dominó sin apenas notar que la mayoría caía por su propia voluntad.

Llega el momento Trancas y Barrancas. Cada una ocupando su papel, es lógico, ahí pocos cambios deben aparecer. Después entra Adam Sadler, posiblemente lo mejor del festival del humor en prime time. El actor, ayudado por una sublime traductora, contesta a cada una de las preguntas de Motos y seguidamente de las hormigas. Aquí aparece el momento, “vergüenza ajena”. Instante en el que el programa aprovecha para hacer participar al famoso en cuestión en un juego falto de gracia que termina en un ridículo para ambos. En esta ocasión es una guasa telefónica. Le enseñan a Sadler bromas, supuestamente, Tipical Spanish. Seguramente el actor pensaría, ¿qué estoy haciendo aquí? -como ya se vislumbrase de entrevistas como la de Kira Miró o Jonas Brothers- Pero aun faltaba lo peor. El irreverente y catastrófico, Flipy. Con una sobredosis de Grecian 2000, aparece el científico más esperpéntico de la televisión para hacer un juego de perspectivas más visto que el tebeo y un despliegue de papeles para hacer avioncitos que lógicamente se convirtieron en fracaso absoluto en manos del científico y tuvieron que salir los expertos a salvarle las posaderas. Seguimos con Marron, para ir al “Efecto Mariposa” que acaba en desastre, esta vez de manos del actor hollywoodiense.  Si considerasen establecer la participación del entrevistado como colaborador en esta sección sería, seguramente, un parche para ocultar posibles fracasos. Tras, despedir a Sadler, llega el Diablo-sobre-ruedas y me dedico al zapping. La ilusión se había desplomado con tanta fuerza que decidí abortar la misión. Al rato, estoy de vuelta. ¡¿Ya están cantando?!

Ha sido un capítulo más de una trayectoria que aunque parece que va en aumento se está convirtiendo en monótona, previsible y en ocasiones ridícula. Invitados que salvan la noche. Tienen suerte de no tener competencia que les haga sombra. El Intermedio, aunque con un humor más inteligente que el del programa de Cuatro, no tiene el alcance suficiente. Y el G-20, un fracaso anunciado antes de su estreno. Aunque nunca se sabe, sorpresas te da la tele. Veremos que nos aguarda el resto de temporada…

efrénTADOS                    27.01.2009

sin-titulo-1

Sí la calidad de las cadenas era algo cada vez más cuestionable , la sorpresa que nos preparaba Antena 3 era lo que nos faltaba. En unas semanas dará comienzo, en dicha cadena, el concurso llamado: “La vuelta al mundo”. El nombre es totalmente esclarecedor en cuanto al contenido pero para el que se pierda se lo explicaré brevemente. ¿Se acuerdan del emocionante Pekín Express? Bien, pues Antena 3 se alimenta de dicho éxito para probar suerte con un programa de condiciones similares ¿Qué cambia? La ruta y los conductores, grosso modo.  En el concurso de Cuatro (Pekín Express) encontrábamos a una espontanea y refrescante Paula Vázquez, en el de la cadena “enemiga” vemos a un omnipresente e inexperimentado en la materia, Efrén Reyero; conocido por hacerse con el galardón en los Premios ¡¡Qué morro tengo!! conseguido en el concurso cada vez más triste que le dio, erróneamente, la fama “Mujeres y hombre y viceversa”. Este programa no solo contiene un alto nivel de polisindeton en su titulo sino que da cabida a seres de este tipo que lejos de buscar pareja intentaba conseguir una fama del calibre de Gran Hermano o demás concursos de dudoso nivel cultural.

Por tanto si resumimos nuestras premisas: chico supuestamente atractivo más una cadena que busca sumar puntos como sea más los pocos quehaceres del chico en cuestión, despejamos la x y nos da como resultado, una vulgar copia que, a parte, de quitarme las ganas de verla de un plumazo, va a ser un fracaso absoluto ya que desde el primer momento están jugando con una imagen para conseguir el éxito ¿800.000 parados y entre todos ellos no hay algún periodista capaz de conducir el programa? Déjenme que lo ponga en duda. La Vuelta al Mundo es sin duda un nuevo negocio que se antepone a la posible calidad. Una búsqueda más de dinero ante estos momentos de crisis que seguro que también tendrá la culpa de la  esperadísima y previsible caída de la mala copia. Esto nos hace el trabajo fácil a los espectadores ya que antes de comenzar se cavan su propia tumba. Arrivederchi Progetto Estinto!! (Adios, Proyecto Caducado)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s